Vuelven los Belmont y compañía para tensar sus látigos con este análisis de Castlevania Advance Collection para PlayStation 4.

Costó lo suyo tras múltiples filtraciones en diversos organismos reguladores, pero tuvo que llegar Nintendo con su reciente Nintendo Direct para confirmar lo que era todo un secreto a voces: la remasterización de los Castlevania de Game Boy Advance a los sistemas actuales. Y sí, culpables, hoy es el día en el que os brindamos nuestro análisis de Castlevania Advance Collection para hablaros de sí vale la pena o de si es mejor que desempolveis vuestras viejas portátiles nintenderas.

Una recopilación con algunas de las mejores entregas de la saga

Como su nombre indica, se trata de una colección con los tres Castlevania que salieron en Game Boy Advance, con la sorpresa añadida del añejo Castlevania: Vampire’s Kiss de Super Nintendo. Todo ello con una serie de extras y mejoras que pasaremos a analizar a continuación, aunque pocas excusas haya que dar de entrada para un lote atractivo de por sí debido a su naturaleza antaño exclusiva.

Esa exclusividad a la que hacemos referencia tiene que ver con su origen en Game Boy Advance, donde Castlevania: Circle of the Moon (2001), Castlevania: Harmony of Dissonance (2002) y el revolucionario Castlevania: Aria of Sorrow (2003) fueron exclusivos de dicha portátil. Así fue hasta que Nintendo los rescató para la Consola Virtual de Wii U más de una década después por menos de 7 euros cada clásico. Un precio irrisorio en comparación con lo que se cotizan las versiones originales, claro está.

El atractivo es innegable para cualquier persona que no haya podido disfrutar estos juegos en su momento. Ya que ahora podremos jugarlos también en PlayStation, Xbox y Steam. Esto de por sí convierte al lote en un imprescindible para todo fan de la saga, en especial para toda esa gente que venera su vertiente más reciente como metroidvania. De hecho, Castlevania: Harmony of Dissonance fue el intento más descarado de contar con un Castlevania: Symphony of the Night en la añeja portátil de Nintendo.

análisis de Castlevania Advance Collection
Por desgracia, Konami no aprovechó la ocasión para traducir al castellano los juegos.

Castlevania en Game Boy Advance. Innovación y tecnología nunca vistas

Cada Castlevania de GBA tuvo su propio sello de identidad, con mayor o menor fortuna. La primera aventura protagonizada por Nathan Graves no se olvidó de los orígenes de la longeva saga Castlevania al incorporar el icónico látigo como arma principal. Ahora bien, su diseño de niveles no fue especialmente brillante. En parte por culpa de una exagerada verticalidad que no se empezaba explotar hasta que conseguíamos la tercera habilidad para Nathan. Una que venía dada con unas botas para rebotar por las paredes. Y eso que el salto doble, junto con la habilidad para correr, era de lo primero que conseguíamos. Sin embargo, eso no evitaba lo ortopédico de sus saltos y su respuesta tan lenta.

Su sello único venía dado por las llamadas cartas DSS. Se trataban de mejoras de atributos o una serie de acciones que cambiaban las propiedades del látigo, añadiendo elementos mágicos o incluso modificando su forma para convertirlo en otra arma, como una espada, una maza, una pistola… Había un número limitado de enemigos que soltaban esas cartas que, combinadas, nos permitían hacer toda clase de virguerías.

Castlevania: Harmony of Dissonance fue más evolucionado técnicamente. También se quedó a medio camino entre lo clásico y el estilo metroidvania. Conservaba el famoso látigo (con distintos tipos a desbloquear), pero teniendo a mayores una serie de hechizos combinados de gran poder. Sin embargo, su intento de ser un Symphony of the Night del Hacendado jugó inevitablemente en su contra.

análisis de Castlevania Advance Collection
Aria of Sorrow incorporó combos y armas inéditas de uso inmediato.

Aria of Sorrow. El que es quizás la joya de la corona de la saga junto a Symphony of the Night

De los tres juegos de GBA, donde hay unanimidad a la hora de dejar claro cuál fue y sigue siendo el mejor lo tenemos en Castlevania: Aria of Sorrow. El motivo es sencillo: fue el más original de los tres, a la par que revolucionario gracias a la inclusión del sistema de almas. Sí, ese sistema que heredaría casi dos décadas después Bloodstained: Ritual of the Night, la nueva obra del propio Koji Igarashi.

Ya simplemente por la idea de rejugar (o descubrir) Castlevania: Aria of Sorrow en sistemas actuales merece la pena esta colección. No es que los otros dos sean malos (que no lo son), pero sí que es cierto que los deja a la altura del betún. Los diseños de muchos de los monstruos (en especial el de los jefes) de Circle of the Moon me parecen bastante deplorables comparado con otros títulos de la franquicia. Mientras tanto, la aventura de Juste Belmont está menos inspirada que la de Alucard. Sin embargo, no dejan de ser Castlevania, con todo lo bueno que eso conlleva. Además, ahora vienen con mejoras y extras.

De entrada este lote incluye las versiones japonesa, americana y europea de cada uno. En segundo lugar podemos ajustar el tamaño de la pantalla o aplicar filtros básicos (respetando o no los píxeles como puños) para esos clásicos. Y lo mejor es que ahora podremos guardar la partida en cualquier momento. Esto es especialmente útil en el exigente Castlevania: Vampire’s Kiss de SNES. Este juego es de los de la la vieja escuela con passwords, como así era Super Castlevania IV. Es tan puñetero que la posibilidad de rebobinar la sentiremos como caída del cielo.

Podremos aplicar filtros, diferentes formatos de pantalla y hasta marcos entre otras muchas opciones.

Mejoras, contenidos y cambios muy agradecidos

Castlevania Advance Collection ofrece muchas más facilidades y más contenido que el clásico Castlevania Anniversary Collection. El menú está optimizado y la navegación es más cómoda. Destacando una exhaustiva y completísima enciclopedia para cada juego desde la que consultar todos los objetos, enemigos y resto de elementos al detalle. Incluso en la galería, dentro del menú principal, disponemos no solamente de un montón de diseños, portadas y demás, sino también los manuales de instrucciones a color en sus versiones nipona y americana. Lo malo es que aquí se echan en falta los manuales que llegaron para las versiones europeas.

Obviamente, al ser una colección para sistemas actuales disponemos de otra serie de ventajas. Algnas de ellas son la opción de reprogramar los botones a placer, contar con diversas ranuras de guardado complementarias a las que ya venían de serie con los tres clásicos de Game Boy Advance, sin depender en este caso de las propias salas de guardado, guardar repeticiones de nuestras partidas o escuchar la banda sonora de cualquiera de los juegos con total comodidad desde el menú principal.

Hay una característica, eso sí, que no está disponible para todos los juegos, pero tiene su explicación. Nos referimos al llamado «Gadget Settings». Es una opción que sirve para activar una ayuda/referencia visual de cara a la obtención de ciertos desbloqueables. Por ejemplo, las cartas para Nathan, los objetos secretos para Juste (con signos de interrogación en cada región) o las almas de Soma. El único que no dispone de esta opción es el Castlevania: Vampire’s Kiss, cómo no.

La verdad es que sorprende la incorporación de Vampire’s Kiss. Más sabiendo que tenemos un remake en PSP que le da mil vueltas a este.

Una colección imprescindible para todo amante de los metroidvania

Castlevania Advance Collection es una recopilación que aúna para sí uno de los mejores títulos de toda la saga y otros tantos que bien se podrían considerar imprescindibles. El trato y el mimo depositado en las mejoras denotan que Konami sabía con lo que jugaba.

Aunque eso sí, me descoloca que se haya incluido Vampire Kiss en esta colección. Personalmente me rompe los esquemas al ser un lote dedicado a los clásicos de GBA, si nos atenemos a su título. También es el único que no es un metroidvania. Tendría más sentido haberlo metido en el citado Castlevania Anniversary Collection, donde estuvo el primero de SNES junto con el exclusivo de Mega Drive, entre otros clásicos de 8 y 16 bits, donde hasta hubo hueco para una extraña rareza exclusiva de Famicom: Kid Dracula.

Pero bueno, con la tontería tenemos aquí hasta 4 juegos de Castlevania. Alguno que otro son de lo mejorcito y estoy seguro de que será una colección que no defraudará a nadie. Ya sea gente que los haya jugado en su momento o interesados en descubrir ahora estas joyas arqueológicas, el sentimiento general será positivo.

Análisis de Castlevania Advance Collection para PlayStation 4
Una recopilación imprescindible para el fan y el curioso
Castlevania Advance Collection supone la vuelta de 3 de los juegos más codiciados y amados de la franquicia caza vampiros de Konami. Aria of Sorrow en concreto está catalogado como uno de los mejores Castlevania existentes. A mayores, la incorporación de Vampire's Kiss es un caso digno de estudio, aunque no esté al nivel de sus hermanos pequeños.
Cunde
3 juegazos que vuelven a la vida de la mejor forma posible
Las mejoras y extras son contundentes y agradecidas
Revivir de nuevo Aria of Sorrow es todo un deleite
No Cunde
¿Por qué meter aquí Vampire's Kiss si es de SNES y tiene un remake mejor en PSP?
Konami perdió la oportunidad de traducirlos al castellano
Algunos juegos no ha envejecido tan bien como otros
8.8
Beso vampírico
Share.

GuiltyBit y videojuegos, siempre de la mano. Como así lo voy yo también de los análisis y la actualidad. Aquí el menda es un apasionado de los videojuegos de rol, los shooters retro y los juegos de sigilo. Sueño con alcanzar el Valhalla y beber hidromiel con Hideo Kojima, Yoko Taro y Goichi Suda.

Comments are closed.