Primeras Impresiones de The Great Ace Attorney Chronicles portada

Primeras Impresiones de The Great Ace Attorney Chronicles

Nunca protestar ha dado más resultado que en nuestras primeras impresiones de The Great Ace Attorney Chronicles.

Sacarse la carrera de abogado no es algo precisamente fácil, pero lo cierto es que nuestra ansia por protestar y darle con pruebas en la cara a nuestros rivales la tenemos muy adentro. Es por eso que nos hemos embarcado en la misión de traeros estas primeras impresiones de The Great Ace Attorney Chronicles.

Empezando con buen pie

Imaginad por un preciso momento que lleváis mucho tiempo queriendo jugar a algún juego de esta franquicia. Pero, con tantos títulos a sus espaldas, no sabéis bien por dónde empezar. Pues bien, culpables, este viene a ser vuestra salvación.

The Great Ace Attorney nos lleva a ejercer de abogado sí, pero en esta ocasión lo hace en un escenario completamente nuevo. A fin de cuentas, nos traslada bastantes años en el pasado respecto a la línea de los juegos «principales». ¿En qué se traduce esto? Pues en personajes nuevos y caras nuevas.

Lo que viene a ser que no tendréis que aprender nada de anteriores títulos para poder disfrutar de este desde el primer minuto. Las relaciones entre ellos, sus aspiraciones, manías… todo ello será un regalo para los nuevos jugadores. Por supuesto, eso no quiere decir que los veteranos no tengan sus guiños, que hacen la experiencia aún más disfrutable.

Pero no queremos dejar de recalcar la buena puerta de entrada que esta entrega puede ser para los que quieran aventurarse en ella. Aunque, bueno, el hecho de que vengan en inglés, frente a otros que nos llegaron en perfecto castellano, puede ser un pequeño impedimento.

A fin de cuentas, estamos ante un juego que basa toda su jugabilidad en narrativa pura y dura. Sí, tenemos que descubrir pistas, presionar en el momento justo… pero todo ello versa en dar con la tecla en las declaraciones de testigos y acusados. Pese a todo, en general no nos ha parecido que el inglés, salvo algunas palabras más técnicas, sea complejo en exceso.

Un antepasado muy vivo

Pero dejemos un poco de lado esos detalles tan banales, que en el fondo solo nos ofrecen una pequeña capa a lo que es el juego en sí. Porque aquí venimos a acusar, a salvar a inocentes y a gritar «Objection!» con toda la fuerza de nuestros pulmones. Y eso es lo que vais a encontrar, culpables.

El juego nos ofrece, a grandes rasgos, todos los elementos recurrentes en la saga. Pero, como decimos, las caras son completamente nuevas. El tema de estar en una época pasada, por su parte, no suma, hasta ahora, excesivo cambio a la hora de desarrollar la trama. Si podemos ver cambios en vestimentas, o que la tecnología sea más limitada. Sin embargo, como decimos, no repercute en exceso en nada.

Pero vayamos al lío y dejemos de darle vueltas al asunto. Lo cierto es que, desde el primer momento, el título te sumerge ya en una narrativa apasionante. No podemos decir que no tengamos la espada al cuello, porque la tenemos. El juego consigue dar un golpe de impacto ya de por sí con el primer caso que nos propone, haciendo que nos sintamos más cerca de  Ryunosuke Naruhodo, nuestro protagonista.

Primeras Impresiones de The Great Ace Attorney Chronicles 1

Este joven (al que se le nota su parentesco con Phoenix Wright tanto en diseño como en expresiones) será el que encarnemos como cabeza pensante, y al poco de conocerle ya consigue conectar con el jugador de una manera fresca y sencilla. Sin embargo, eso no quiere decir que el resto de personajes carezca de carisma.

Desde los más cercanos a nuestro protagonista hasta los más extravagantes encarnados en los testigos y acusados, podemos ver que la originalidad que desprendían sus anteriores títulos no se les ha acabado en este. Personajes como Kazuma y su molonidad entrarán por el ojo desde el primer momento, mientras que siempre querrás ver qué nueva acción esconde uno u otro testigo, y desearás tocar las fibras necesarias para que pierda los papeles y desencadenar así unas hilarantes acciones.

¿Cómo hemos vivido estas primeras impresiones de The Great Ace Attorney Chronicles?

En lo personal, pese a que únicamente he jugado un Phoenix Wright en mi vida (y casi no se podía considerar como tal), el juego ha sabido llamarme. Pese a las ingentes cantidades de texto, sabe hacer que te sumerjas rápidamente en su narrativa. Ello me ha llevado a que en más de una ocasión acabase con teorías a cada cuál más absurda para intentar resolver los casos.

Y ojo, no son pocas las veces las que he acabado fallando más que una escopeta de feria. Sí, las pistas las tienes ahí y muchas cosas son evidentes. Sin embargo, mi mente decidía irse por otros derroteros completamente distintos. «¡Estoy segura de que x pista es la solución a esto!» Y al ver como fallaba empezaba a preguntarme el por qué.

Evidentemente, era por falta de diálogos, pues muchos elementos se te ofrecen al presionar un poco más a los testigos. Aunque tengo que decir que esto no me quedó claro desde el principio. No sé si el que te den mucha «libertad» desde el principio es la causa… o que simplemente mi persona acabó demasiado atrapada con los esperpénticos personajes.

En general, el título sabe engancharte desde el principio, y si bien aún nos faltan bastantes cosas por ver (a fin de cuentas, el análisis lo tendréis en unas semanas), siento ya el gustillo por la abogacía (¡y sin tener que estudiar libros de leyes!). ¡Espero poder contaros que todo ello llega a buen puerto!