Con HITMAN 3 es un no parar de asesinar. Os mostramos cómo eliminar al Objetivo Escurridizo Wen Ts’ai de manera perfecta.

Hitman 3 es un juego con un contenido muy excelso en su base. Pero los jugadores siempre queremos más y, por ello, IO Interactive nos deleita con más y más contenido. En esta ocasión os hablamos de los Objetivos Escurridizos, una suerte de objetivos que deberemos eliminar durante un periodo concreto y en el que solo tendremos una oportunidad para hacerlo. Hoy os explicamos cómo eliminar al Objetivo Escurridizo Wen Ts’ai.

Para más guías de este tipo no dudéis en consultar nuestro canal de YouTube, dónde os detallamos, vídeo mediante, como completar los asesinatos de Hitman 3 de manera perfecta, para que nada se os resista. También encontraréis guías de otros juegos, como Fortnite o Borderlands 3. Pero bueno, ¡al lío!

Objetivo: Wen Ts’ai

Nuestro objetivo será un crítico de cocina algo pesado, para qué engañarnos. Lo primero de todo, será empezar camuflado entre los trabajadores del bar, para de esta forma obtener un disfraz que nos permite estar cerca del objetivo sin que se percate de nuestra presencia. Tampoco olvidéis equiparos con un veneno letal.

El siguiente paso, será colarnos en la cocina y, con mucho cuidado, envenenar la tarta que vemos al otro lado del adorno de la tarta de la misión principal. Luego, nos escabullimos de la cocina y nos situaremos, pacientemente, donde el objetivo se encuentra.

Y digo ser paciente porque el objetivo tardará mucho en bajar a la cocina. De hecho, bajará una primera vez y veremos que no hace nada especial porque, recordad, no prueba la cocina. Así que deberemos esperar a que baje otra vez para que, por fin, pruebe la tarta envenenada y se vaya al otro barrio.

Y eso es todo culpables. Para más guías de este estilo, no dudéis en visitar nuestra sección en la web dónde podréis encontrar todo tipo de indicaciones para hacer de vuestro trasegar por el mundo de los videojuegos algo sencillo y ameno.

Share.

Adoro los videojuegos y la escritura, por eso estoy aquí. No concibo este mundillo sin las obras de Kojima y Miyazaki, son mis pastores y nada me falta con ellos. En mis ratos libres soy sociólogo, escribo poesía y mantengo profundas conversaciones con mi gato.

Comments are closed.