Mientras que las versiones de actual generación de Assassin’s Creed IV: Black Flag ya están en la calle desde hace varios días, las de PC y nueva generación esperan su momento para llegar a las estanterías y ser comparadas a nivel técnico. De momento, todo augura que encontraremos pocas diferencias entre ambas, lo cual ha provocado importantes problemas de insomnio en Ubisoft.

«En ocasiones, sueño con Asesinos en consolas desfasadas»

Así lo han declarado sus propios responsables al hablar de las versiones next-gen, aseguran que haber conseguido meter todo Black Flag en unas máquinas tan veteranas se ha saldado con importantes dolores de cabeza y mucha Dormidina:

El desarrollo de ambas fue muy sencillo ya que las 2 son muy similares a los PC. La actual generación fue muy difícil e incluso una pesadilla. Tanto Xbox One como PS4 eran fáciles de llevar con sus compañías, que estaban allí para ayudarnos.
Lo más complicado fue entender tanto los requisitos de Microsoft y SONY para las consolas. Ellos estaban tratando de descifrarlas para sí mismos.

Ojala la falta de sueño les obligue a tirarse unos cuantos meses de descanso y la agotada franquicia Assassin’s Creed se tome un merecido respiro, falta le hace.

Vía: IGN

 

 

 

Share.

Todo comenzó hace 20 años, en la monocroma pantalla de Game Boy. Luego me tocó vivir la Guerra de 16 bits, donde me alisté en el bando de Nintendo. La loca adolescencia llegó con la PlayStation y la sensata madurez vino con las consolas HD, donde me pase a la multiplataforma, y así hasta hoy, a las puertas de la nueva generación. Ahora me dedico a contaros lo que acontece en la actualidad de GuiltyBit

Leave A Reply