Un caracol de armas tomar da caña de lo lindo, y lo demostramos con estas primeras impresiones de Clid the Snail para PC.

Si hace años me hubieran dicho que iba a jugar manejando a un caracol armado hasta los dientes, habría mirado con cierto escepticismo. Es decir, vale, tenemos tortugas ninja, dragones morados, marsupiales con pantalones… Pero, ¿caracoles? No se me hubiera ocurrido nunca. Pero ahí están las primeras impresiones de Clid the Snail para corroborarlo.

Esta idea tan extravagante viene dada de manos de Weird Beluga Studio, estudio español que está empezando a dar sus primeros pasos en el mundillo. A fin de cuentas, esto nace gracias a PS Talents, por lo que podemos decir que es el primer título que va a traer a la luz el estudio. Y tengo que reconocer algo: de todos los juegos de este proyecto que he probado hasta ahora, este es el que más me ha gustado.

Quizás venga un poco influenciada por la pequeña reunión que tuvimos algunos medios con algunos chicos del estudio. O a la ilusión con la que hablaban del proyecto, aunque si esto fuera así, estaría faltando a mi labor como redactora. Sí, estas cosas siempre suman, pero a fin de cuentas, es el producto final el que tiene que hablar. De buenas intenciones está el infierno lleno, que dicen.

Por ello, algo tuvo que llamarme la atención, ¿verdad? Verdad. Lo cierto es que en Clid the Snail nos presentan una historia que pinta interesante. Los humanos están extintos, y en su lugar pueblan el mundo animalillos antropomórficos, eso sí, en su tamaño real. Es curioso ver como tienen blásters, granadas y demás, mientras que justo al lado vemos cosas como un tenedor gigante o un anillo de compromiso.

Y lo cierto es que parece que Weird Beluga Studio ha querido darle cierta profundidad a este tema, si bien no nos dieron muchos detalles al respecto. Por ahora, nos tenemos que contentar con saber que las diferentes especies se agrupan en ciudadelas, y que las babosas andan a la gresca atacándolo todo. No tenemos ni idea de por qué, pero muy brillantes no parecen.

Las pocas horas que pudimos probar de la preview nos dejó un buen sabor de boca, si bien realmente no llega a sumergirse del todo en la narrativa que nos promete el estudio. Esto puede ser un arma de doble filo, puesto que, como comentamos, hablan con mucha ilusión de su proyecto, y pese a las buenas vibraciones que dan, ya se sabe que la ambición desmedida puede dar lugar a malas experiencias.

Sin embargo, esto es hablar vendiendo la piel del oso antes de cazarlo. Compartimos esas buenas impresiones de primeras, luego ya se verá cuando el juego esté completo, pero de momento, en este aspecto concreto, prometen.

Respecto a la jugabilidad, no tengo muchas quejas al respecto. Lo cierto es que aconsejaron jugarlo con mando, pese a lo cuál yo fui con teclado y ratón. En primer lugar porque soy una antisistema. Y en segundo porque el juego no parecía coger bien el mando pro de Switch. ¿Lo mejor? Que no vi que el control con teclado y ratón fuera malo. En absoluto.

Es suave, es fluido, y responde bien. El tema de apuntar a los enemigos si estos están un poco más altos que tú me parece un coñazo, a la par que el apuntado cuidadoso, que la verdad no me parece que aporte demasiado, pero esto último es más por manía propia que otra cosa. Porque lo cierto es que me he divertido como una enana jugando con Clid.

Es simple, pero es lo que llevo comentando medio escrito: está bien hecho y te va mostrando cosas que hacen que llamen tu interés. Aunque, eso sí, tengo que quejarme enormemente del efecto niebla que se nota en algunos escenarios. En ocasiones me costaba discernir bien algunas cosas.

Pero, en general, quedo con un buen sabor de boca. Hay ganas de ver cómo terminan de pulir los chicos de Weird Beluga Studio el título, pero ya hay ganas de probar el juego al completo.

Share.

Esta soy yo. Saifogeo. O Sai, para los amigos. En principio venía aquí por los husbandos, pero me quedé porque hace bueno.

Comments are closed.