No solo de premios vive últimamente Ken Levine, tras maravillar a algunos y decepcionar a otros, con uno de los juegos más comentados del año, Bioshock Infinite, ahora parece que el creativo mira hacia nuevas metas. Al parecer, está bastante cansado de pegarse 5 años de curro intenso para que luego, nosotros solo dediquemos unas horas a terminar el título y aparcarlo en la estantería, vaya, que quiere que su nuevo juego sea más rejugable.

A lo mejor si me quedo mirando así fijo, mi próximo juego sea más rejugable

En una entrevista ha declarado sus intenciones de cambiar ese estigma que últimamente se ha ganado a base de pulso, todo hay que decir:

El próximo desafío no es una historia en particular, es algo más que un desafío. Una cosa que lo hace más difícil es que la narrativa no es muy rejugable. Ando dándole vueltas a este experimento en mi cabeza sobretodo de lo que, técnicamente, se puede hacer a partir de un desarrollo y diseño que se basa en ir a un punto para hacer de el una narrativa mucho más rejugable y mucho más dinámica.

Vamos a darle ánimos al amigo Levine, tiene una difícil tarea por delante desde luego, y esta vez no le podrá echar la culpa al desfase tecnológico de las maquinas sobre las que desarrolle su estudio.

Fuente: Vg247

Share.

Todo comenzó hace 20 años, en la monocroma pantalla de Game Boy. Luego me tocó vivir la Guerra de 16 bits, donde me alisté en el bando de Nintendo. La loca adolescencia llegó con la PlayStation y la sensata madurez vino con las consolas HD, donde me pase a la multiplataforma, y así hasta hoy, a las puertas de la nueva generación. Ahora me dedico a contaros lo que acontece en la actualidad de GuiltyBit

Leave A Reply