El espacio es un ente infinito y vil que necesitaremos domar con nuestra nave. Te contamos cómo en nuestras impresiones de Chorus.

Durante el Xbox Inside de mayo de 2020 fuimos agasajados con un montón de anuncios de videojuegos bastante interesantes. Uno de ellos fue la propuesta de Fishlabs, que nos dejó boquiabiertos por lo espectacular de sus viajes espaciales. Desde entonces, Deep Silver ha trabajado en silencio, y en GuiltyBit podemos contaros como marcha el proyecto gracias a nuestras impresiones de CHORUS.

Fishlabs ha estado implicada hasta con los detalles más ínfimos

Después de un año desde su presentación al mundo, pudimos asistir a un evento a puerta cerrada. Lo hacemos siendo partícipes de un vistazo en profundidad junto a sus responsables, quienes desde el inicio nos adelantan el primer gran titular: llegará el próximo 3 de diciembre de 2021 a PS5, PS4, Xbox Series X|S, Xbox One, Google Stadia y PC. Y, como os comentamos en el primer párrafo, ya lo hemos podido jugar en profundidad.

Hemos creado un mundo que invita a explorar”, nos contó el equipo nada más iniciar la charla. Y lo cierto es que el material mostrado encaja con esa promesa. Chorus combina elementos shump 3D con la posibilidad de explorar el espacio con total libertad, solo que aquí será nuestra nave la extensión del cuerpo de Nara, la protagonista.

La verdad es que el juego se sustenta muy fuerte en un halo de misterio. CHORUS no se anda con tonterías en cuanto a sumergirnos en la ambientación de ciencia ficción se refiere. En nuestras travesía vimos desde templos rojizos, fuentes espaciales, estaciones, granjas de meteoros trazando caminos lentos e irregulares… Navegar en CHORUS es dejar absorberte por sus encantos visuales, toda una proeza de la que pueden sacar pecho en Fishlabs.

impresiones de CHORUS

Sobreviviendo a sectas, piratas y lo desconocido en el espacio

En cuanto a la parte narrativa, somos Nara, una piloto que, por cuestiones del destino, decide exiliarse de su tribu para buscar la verdad sobre su origen. Como decíamos con anterioridad, la joven no es nadie sin su nave, la Forsaken. La podemos entender como una extensión que le permitirá sobrevivir a las hostilidades que encontrará durante la aventura.

El equipo insistió que tiene claro lo que quieren ofrecer con CHORUS. Quieren que sea una experiencia en solitario que equilibre el peso de la narrativa y la vertiginosidad de su jugabilidad. Es tan importante que se sienta sólido a los mandos como que atrape a medida que descubrimos más sobre su trasfondo. De hecho, aseguran haber encontrado el equilibrio entre ambos elementos, siendo una aventura con una narración curiosa e interesante a la par que un shooter muy refinado.

Para el proyecto fue fundamental hacer encajar la jugabilidad en un espacio de libertad para el control de la nave. Por supuesto, que se hayan fijado tanto en la cámara tiene que ver con esto. La perspectiva se aleja intencionadamente de la nave. No es la típica pegada al morro trasero, sino que deja mayor campo de visión. Hay dos razones de peso detrás: suavizar los giros rápidos de la nave en combate y transmitir la sensación de estar en un mundo real, uno que incite a explorar.

impresiones de CHORUS

Equilibrio refinado entre progresión, acción e inmersión

Tampoco se olvida de que estamos ante un videojuego y la diversión va implícita en ello. Prometen que la progresión es capital, ya sea mediante incentivos económicos, mejoras del personaje o misiones secundarias. Fishlabs asegura haber creado un sistema que se aleja del sentimiento de recadero.

Las misiones principales propiciarán a menudo una estructura lineal, donde transcurra el avance argumental y de paso a la siguiente sección abierta.

El juego va introduciendo nuevos enemigos conforme avancemos, lo que supone una mejora en la diversidad que, unido a las misiones emergentes y las tareas secundarias, hacen que no sintamos el hastío de siempre hacer lo mismo. Vemos carreras a contrarreloj, asistencia a robots en pleno combate, escenas de escolta y muchas situaciones que aluden a esta variedad.

Pero donde CHORUS brilla es cuando te mete de lleno en niveles pensados para aprovechar las capacidades de la nave.

Sinergias entre habilidades y armamento

«La nave es tan importante como Nara”, asegura el equipo presente. Desde la forma de combatir hasta su diseño, la Forsaken es un pilar fundamental en el desarrollo una vez se despliega en pantalla, tanto en lo narrativo como en lo jugable. A medida que avancemos, iremos obteniendo mejoras que permitirán mejorar nuestro armamento en los diferentes hangares que tendremos repartidos por los planetas.

De hecho, el arsenal nos pone al mando de 3 tipos de armas útiles según qué situaciones. A mayores tenemos que tener en cuenta que no existe el autoapuntado típico del género. Pero esto se nota intencionado, de hecho, sus creadores así lo afirmaron. “Queremos que la habilidad del jugador cuente”, comparten.

Y a esto sumadle los diferencias que tendrán los enemigos unos de otros. Encontraremos diversos jefes y minijefes; los cuales precisarán de estrategias más elaboradas para bajar sus tremendas barras de salud mostradas en pantalla. Estos momentos te harán poner en práctica todo lo que hayas aprendido contra los enemigos menores.

Nara y Forsaken, una simbiosis más allá del humano y la máquina

Si hablamos ahora del diseño de la Forsaken, tenemos que decir que está pensado como un ente ligero cuyas altas velocidades serán como su ADN. En la parte trasera tenemos a la IA de la nave. Dentro de la cabina se sitúa Nara. La misma reposa en una especie de cámara celular que la «fusiona» con la nave, por decirlo de alguna forma.

Es parecido a la conexión neuronal que se produce entre los pilotos de Pacific Rim, pero en una escala menor. El artista que la diseño alude a que esto es para reforzar la verorsimilitud en cuanto al movimiento de la nave. No sería lógico tener tal control de respuesta mediante mandos tradicionales de una nave convencional.

CHORUS convence de momento, auguramos que dará mucho de que hablar en el futuro

CHORUS llegará tanto a las consolas de la pasada generación como de la actual. En PS5 y Xbox Series X|S correrá a resolución 4K y 60 imágenes por segundo, además de otras mejoras técnicas concretas: mayor calidad de sombras, más efectos en el espacio, física de la destrucción más realista y tiempos de carga más rápidos, entre otros.

La verdad es que el poso que nos ha dejado nos dibuja una sonrisa. Habrá que ver cómo evoluciona en el futuro, pero de momento la idea que pretenden funciona y supone un bocado delicioso tanto para los amantes de la narrativa «Scy Fy» espacial como para los obsesos de los shumps 3D.

CHORUS llegará a nuestras tiendas el próximo 3 de diciembre para PS5, PS4, Xbox Series X|S, Xbox One, Google Stadia y PC.

Share.

Gozando de los videojuegos y la cultura geek desde que tengo uso de razón. Escribo aquí bajo el influjo del látigo culpable, el iofruta de mi jefe y las ñardfaces más terroríficas que os podéis imaginar. Todo lo demás es pura fantasía que no existe fuera de vuestras cabezas.

Comments are closed.