Elden Ring es un mundo hostil en el que moriremos mucho. Os enseñamos a derrotar al Perro guardián del Árbol del Sepelio.

En la prueba del test de Elden Ring pudimos visitar varios jefes y subjefes que nos pusieron las cosas muy difíciles. No obstante, como en todo juego de From Software, con las estrategias adecuadas todo enemigo puede caer fácilmente. Os mostramos la mejor manera de derrotar al Perro guardián del Árbol del Sepelio.

El vídeo que podéis ver más abajo está subido a nuestro canal de YouTube, dónde podéis ver muchas más guías y trucos de todo tipo de juegos. A su vez, el vídeo está extraído de nuestros directos en Twitch, dónde Daniel Viñambres, el mismo que escribe esto, le dio duro al test. Sin más, empezamos.

Cómo derrotar al Perro guardián del Árbol del Sepelio

Estamos ante un boss al que llaman perro, pero tiene toda la cara de gato. Este jefe se encontrará en una de las mazmorras que podemos encontrar en el Necrolimbo. Resulta bastante asequible debido a lo predecible de sus ataques, pero lo cierto es que puede hacer mucho daño.

Durante la primera fase, veremos como hará ataques muy marcados pero también muy rápidos. Sus golpes son poderosos, pero muy fáciles de esquivar. Lo mejor será hacer precisamente eso, esquivarlos, y atacarle en los momentos que termine de realizar un movimiento.

En su segunda fase utilizará ataques más rápidos y destacará uno en el que la mole de piedra que es saltará hacia nosotros y realizará un potente golpe de arriba abajo que hará mucho daño, pero que es fácilmente esquivable y castigable. Como recompensa, obtendremos la Ceniza de Guerra Arco refulgente.

Y esto es todo culpables. En nuestra web podéis ver la sección de guías y trucos dónde podéis ver guías de muchos juegos, como los GTA, Fortnite, HITMAN o Borderlands 3. No dudéis en consultarnos vuestras dudas en la caja de comentarios de YouTube, que estaremos encantados de responder.

Share.

Adoro los videojuegos y la escritura, por eso estoy aquí. No concibo este mundillo sin las obras de Kojima y Miyazaki, son mis pastores y nada me falta con ellos. En mis ratos libres soy sociólogo, escribo poesía y mantengo profundas conversaciones con mi gato.

Comments are closed.