Seguimos con las realidades alternativas en un viaje estelar cargado de emociones con la crítica del segundo episodio de What if…?

A ver, puede que para algunos el primer capítulo de esta serie de Marvel haya sido poco «cambiante». Aunque si lo piensas detenidamente, con Carter como Capitana América (o Britania mejor dicho) se modifican muchas cosas. Bueno, lo cierto y verdad es que si leéis esta crítica del segundo episodio de What if…? (¿Qué pasaría si…?) cargada de spoilers, comprobaréis que estamos ante una aventura muy diferente.

Un Star-Lord competente

En este capítulo nos adentramos en la historia de la siguiente pregunta. ¿Qué pasaría si T’Challa fuese Star-Lord? En vez de ser Yondu el que se encargara personalmente de la misión de recuperar al hijo del Celestial, serían sus esbirros, un pelín más tontos, los que cometerían el error de traer al futuro rey de Wakanda. A partir de aquí, todos los sucesos se desarrollan de forma muy, muy dispar.

Por un lado los secuaces de Ronan, que buscan la Gema del Infinito de poder de Morag, reconocen a Star-Lord como un crack. Es más, hasta Korath quiere unirse a los Saqueadores, los cuales han cambiado mucho con la influencia de T’Challa. Ahora, en vez de robar para su propio bien, intentan mejorar la galaxia consiguiendo cosillas de gente mala.

El capítulo se centra en recuperar las Ascuas del Génesis, capaces de regenerar un planeta entero con sólo una mínima parte de las mismas. De esa manera, los Saqueadores podrían ayudar a prácticamente toda la galaxia. ¿El problema? El Coleccionista, que ha conseguido tantísimo poder como para ser la mayor amenaza galáctica, con la Orden Negra bajo su mando.

T’Challa el explorador

Pues este capítulo 2 de What if…?, para mí, mejora bastante lo visto en el primero. Mientras que el anterior era una versión cambiando roles de la película de Capitán América (con sus añadidos), en este vemos una historia totalmente nueva, en la que aparecen muchos personajes queridos de forma que nadie se imagina.

Ya en los créditos vemos a Josh Brolin, con el spoiler que supone eso: Thanos está aquí. Sin embargo, esta versión del titán loco está unida a los Saqueadores gracias a los argumentos convincentes de T’Challa. Eso sí, durante todo el capítulo los deseos de desintegrar a la mitad del universo son un chiste ocurrente. Y nosotros no podemos estar más de acuerdo con esta faceta.

Por otra parte, debido a que Thanos es un bonachón, Nébula se muestra de forma distinta. También tiene un papel importante, como la femme fatal del grupo, sin los añadidos robóticos que su padre le obligó a trasplantarse en la línea principal. Por supuesto, el añadido cómico de la relación padre-hija también se hace patente en muchos momentos.

Por último, pero no menos importante, Drax. Gracias a la intervención de Star-Lord su planeta no fue destruido, y ahora trabaja como barman en la cantina. Se le ve feliz al buen hombre. Como veis, muchos cambios en la historia, y muchísimo humor bien implementado en el capítulo.

Yondu, como no puede ser de otra forma, está genial durante todo el episodio. Realmente no hay nada que digas «esto me mosquea», ya que todo lo mostrado coincide con la trama que te está contando el Vigilante. Bueno, Thanos es algo más blandito de lo que recordamos, pero lo pasamos por alto para no quitarle protagonismo a Star-Lord.

Estamos ante un capítulo muy completo, cuyas dosis de acción, seriedad y cómica está perfectamente balanceada, como la navaja de Gamora. Una delicia visual y narrativa para los espectadores, que disfrutarán del episodio tanto si son fans de Marvel como si es la primera incursión. Aunque me da penita por Peter, ya que su historia no es que termine muy bien en esta línea temporal.

Share.

Comments are closed.