buenos genes en Monster Hunter Stories 2 portada

Cómo conseguir buenos genes en Monster Hunter Stories 2

Para conseguir buenos genes en Monster Hunter Stories 2 hace falta fijarse en unas cuantas cosillas. Os las contamos todas en ná y menos.

Todos sabemos que muchos de vosotros eso de cazar monstruos no lo lleváis en la sangre. Sois más de unión espiritual con la naturaleza y sus integrantes. Pues no os preocupéis que los Riders son vuestros amigos. Pero claro, para ello hay que ver cómo conseguir buenos genes en Monster Hunter Stories 2, algo indispensable para crear a tu súper Monstie. Vamos por partes.

Antes que nada echadle un vistazo a la guía de guaridas que hemos hecho también, ya que se trata de un punto muy importante. No sólo para no sufrir en el juego, sino para esta propia guía, ya que el tipo de guarida influye enormemente en lo bueno que sea nuestro futuro compañero. Es decir, que sea todo un campeón en cuanto a genes se refiere.

Pues bien, lo primero que tienes que hacer es buscar guaridas raras. Sí, esas de color dorado que a veces aparecen en el mapa. Pasa completamente del resto, así de claro te lo digo. Buscamos lo mejor, no lo mediocre, y eso se encuentra en estos lugares con ese color tan llamativo.

A partir de aquí, llega hasta el nido para conseguir huevos. Es en este momento donde tendremos que comprobar dos cosas:

  • El nido: Cuando estemos cogiendo un huevo cabe la posibilidad de que el nido resplandezca con un color dorado. Sin embargo, hay dos tipos, el normal y el fuerte. Busca siempre este último, el cual se caracteriza por un dorado más intenso, aparte de un sonidito más agudo. Si no aparece no pasa nada, mientras brille el nido puede valer para sacar buenos genes.
  • Navirou: Sí, el gato especialista en tocar los huevos (de monstruos) nos ayuda muchísimo a la hora de ver si un Monstie tiene buenos genes. Simplemente fíjate en su línea de diálogo, sobre todo en la parte del olor. Esta es la que indica si nos mola o no. Cuanto más oloroso, mejores genes. Así que ya sabes.

Bien, tienes tu huevo maravilloso que tiene la pinta de tener genes molones, ¿qué hacer ahora? Lo primero es seleccionar el Monstie que quieres que sea tu número uno. El mejor que habrá jamás. El mesías. Pues ese es el que va a recibir los genes de los huevos que has conseguido, combinándolos con los que ya tiene.

Aquí hay chicha, ya que como habéis visto, es una cuadrícula de 3×3. Si hay una o varias líneas que coincidan los colores (que son los elementos con los que se lucha), el Monstie ganará más poder en dicho ataque. Es decir, si se especializa, pues obviamente será más fuerte.

Y ya está, eso sería todo. No tiene más misterio. Si queréis un resumen, buscad huevos en guaridas raras, coged los brillantes olorosos y combinad esos Monsties con el bicho que queréis que sea el nuevo súper saiyan. Y listo, tendréis a todos comiendo de vuestra mano. Hasta un Gran Jaggi puede ser increíblemente poderoso. El mío se llama El Mesías.