Manos de mantequilla

Una de las mayores quejas del Shadow of the Colossus original y de los juegos de Fumito Ueda en general son sus controles. Aquí por suerte las cosas han sido mejoradas lo suyo gracias a un cambio de distribución de éstos. Ahora tenemos el salto en la X o el agarre en el R2, a parte de un apuntado con el arco más cercano a los de los shooters actuales, aunque no podamos movernos mientras lo hacemos. Además, también tenemos la opción de jugar con los controles originales.

Sí, he dicho agarre. Una de las peculiaridades de Ueda es obligarnos a contactar con el entorno. En ICO esto se traducía en agarrar de la mano a X, mientras que aquí esto se usa para el entorno. Debido a esto, si saltamos a un borde deberemos agarrarnos a él si no queremos caer al vacío.

Esta mecánica se exprime lo suyo al escalar por los pelos de los colosos, obligándonos a mantener pulsado R2 constantemente. Eso sí, esto baja la resistencia de nuestro héroe, la cual recupera constantemente al estar quieto. Esto nos obliga a buscar puntos estables donde descansar sin que el coloso de turno nos tire abajo. Puede sonar algo confuso, pero al rato uno se acostumbra, a parte de darle más enlace con el protagonista.análisis de shadow of the colossus

Otra manera de crear lazos con los controles es mediante los de Agro, el caballo del protagonista. Con triángulo, le espoleamos para que empiece a caminar. Sin embargo, no vemos un cambio de velocidad inmediato, sino que debemos insistir. A esto hay que sumarle que solamente podemos controlar su movimiento a los lados o atrás, corriendo éste hacia delante automáticamente, simulando así con el joystick los movimientos de las correas. Una vez más, el juego nos introduce en su mundo a base de kinestésica.

En lo que se refiere a la cámara no he encontrado precisamente muchos problemas. Antes de escribir este análisis me comentaban que la cámara del juego original era terrible. Aquí, sin embargo, ésta es amplia y cómoda de usar salvo en algunos espacios cerrados.

Visualmente desgarrador

La gracia principal de los remakes es darles un apartado visual moderno a obras desactualizadas. Aquí no estamos ante la excepción, siendo el apartado gráfico de este título excepcional.

Ya en su momento Shadow of the Colossus era un juego visualmente precioso. Sin embargo, este remake logra darle un aspecto todavía más embriagador al conjunto. Así, tenemos como resultado entornos dignos de un cuadro y unos colosos detallados a más no poder. A todo ello se le suma un gran cuidado en los detalles, de forma que en cuevas subterráneas caiga arena debido a los temblores.

Por desgracia, nuestro protagonista no logra lucir tan bien como el resto del juego. No solamente cuenta con menos detalles, sino que parece un personaje caricaturizado, algo que no encaja ante tanto realismo. Por suerte, al ser el elemento menos importante del conjunto, no logra quitarle belleza al resultado final. Y todo ello en unos sólidos y estables 30 fps.

Una de las signas de Bluepoint Games es el modo foto. Aquí una vez más volvemos a tenerlo, y sin duda se trata de uno de los mayores alicientes del juego. Podemos jugar con la cámara y filtros para conseguir auténticas obres de arte. Y sino mirad algunas de las que he realizado durante la partida.

Tampoco puedo olvidarme de mencionar el apartado sonoro. No esperéis melodías tan carismáticas como Super Mario o Zelda, pero aun así contamos con una banda sonora soberbia que encaja a la perfección con la acción del juego. Gracias a ésta, la sumersión es todavía mayor, encajando así con todas las situaciones que vivimos durante la partida.

Conclusiones

Obviamente este retorno de Shadow of the Colossus no traerá el mismo impacto que supuso el juego original allá por 2005. No solamente hablo del factor sorpresa, sino que desde entonces hemos tenido bastantes títulos que también se han atrevido a tomar caminos más alejados del videojuego estándar.

Aun así, eso no quita que este remake sepa también transmitir sensaciones y sentimientos como el título original, por no hablar de arreglar gran parte del problema del control. Además, si este retorno sirve para que más gente descubra la obra de Fumito Ueda pues no toca otra más que recibirlo con los brazos abiertos.

 

Gráficos
8.9
Sonido
10
Jugabilidad
8.5
Historia
10
Nota de lectores3 Votos
10
LAS CLAVES
La misma obra maestra que conocemos, pero con mejoras técnicas y jugables.
Simple, pero a la vez inmersivo y profundo.
Pocos juegos logran representar la escala de personajes y escenario tan bien.
ALTERNATIVAS
Dentro del trabajo de Fumito Ueda se encuentran también ICO y The Last Guardian.
Leerte una epopeya griega.
9.4
Sencillamente colosal
1 2
Share.

No tengo ni idea de videojuegos porque no pronuncio bien sus nombres en inglés y me marqué un Cuphead de campeonato en la gamescom. Ah, y según un papel de mi pared, también soy informático.

Leave A Reply