En plenos Juegos Olímpicos analizamos Mario Golf: Super Rush, la última propuesta de un deporte que vuelve a tomar gran fuerza en los videojuegos.

Soy un entusiasta de los juegos de golf desde que conocí por primera vez la saga PGA Tour Golf de Electronic Arts en los 16 bits. Desde entonces han pasado por mis manos varias entregas de esta saga y otros simuladores que me han seguido enganchando. Ahora es el turno del análisis de Mario Golf: Super Rush, un regreso con varias novedades.

Una vida con el golf

Los simuladores puros y duros son una estupenda opción para los aficionados, pero si se quiere atraer a este deporte al público mayoritario se necesita un enfoque menos serio. De ello se han encargado dos sagas principalmente. Una de ellas es precisamente Mario Golf y la otra Everybody’s Golf.

Hay otras más orientadas al minigolf que no vamos a tener tanto en cuenta o aquellos minijuegos incluidos, por ejemplo, en Wii Sports. Pero quiero señalar tan solo a los juegos de golf que puedan considerarse completos, como los dos mencionados.

Everybodys’s Golf y Mario Golf tienen muchos puntos en común. Son títulos de entrada fáciles para el jugador, aunque para nada son videojuegos sencillos. Se complican según se van pasando los primeros compases de juego. También son juegos para una plataforma. Nintendo, en el caso del polivalente fontanero; PlayStation, en su «rival» más fuerte. Aunque este último ya ha dado el salto a dispositivos móviles bajo el nombre de Clap Hanz Golf.

¿Y qué ocurre con Mario?

Centrándonos en el caso que nos ocupa, lo de Mario haciendo aparición en múltiples videojuegos no es algo del presente. Nintendo lo lleva incluyendo en diferentes géneros desde hace muchísimos años. De hecho, el primer Mario Golf data de 1991. Tiene, por lo tanto, 30 años.

Mario es un as en todo tipo de deporte. Monta a los karts como un maestro. Juega al fútbol, al baloncesto o al tenis, y hasta a juegos de tablero. Nunca lo hace mal. Por supuesto, el golf no podía faltar, aunque no fue hasta llegar a las manos de Camelot cuando empezó a despuntar, añadiendo pequeñas gotas de RPG a su desarrollo deportivo.

Tras ello, la saga se ha mantenido prácticamente igual con el paso del tiempo. Lo mismo ocurre con el resto de sus juegos, realmente. Aunque con Mario Golf Super Rush se han traído ciertas novedades para intentar atraer a los más despistados o a los que cuentan con suficientes prejuicios para no jugar al golf en consola.

Mario Golf para Switch cuenta con su propio modo historia. Aunque en este caso no hablamos de ninguna novedad, desde luego. Podemos elegir jugar a ‘Aventura de golf’ para situarnos dentro del juego. Hace las veces de un largo tutorial, y esto es una virtud y un gran defecto.

Es una virtud al hacer que el jugador conozca cómo jugar al dedillo. No se deja nada para descubrir más adelante. Eso sí, el modo historia se hace bastante aburrido y muy pesado, por lo que a más de uno se le pasará la idea de abandonarlo por la cabeza.

Para empezar, Nintendo sigue empeñado que juguemos con los Miis. Estos personajes tuvieron su momento con la Wii. Allí gozaban del mismo éxito que el de la consola, pero llevarlos más allá, sin algunas de las funciones que les caracterizaba, es algo que personalmente no entiendo.

Supongo que Nintendo intenta evitar su muerte por alguna razón que no comprendo, pero se les tenía que haber dado una despedida con la 3DS, o con la Wii U, si me apuráis.

En cualquier caso, en ‘Aventura de golf’ nuestro personaje será nuestro Mii. El que tengas en la consola. Un personaje que no entra ni siquiera por los ojos al no tener nada que ver con los diseños clásicos de los personajes de Nintendo. Chocan cuando están juntos en pantalla.

Luego se hace excesivamente largo. Cuando no conseguimos uno de los retos nos obliga a jugar desde el principio, aunque tengamos dominada la técnica que nos enseña. En un recorrido pequeño, no hay problema. Sin embargo, cuando nos obliga a repetir 18 hoyos ya no es tan gracioso.

La principal novedad de Mario Golf: Super Rush es el llamado golf rápido. Los jugadores comienzan todos al mismo tiempo y van dando golpes simultáneamente hasta lograr embocar en todos los hoyos del recorrido. Es básicamente una carrera por lograrlo antes que el resto.

Mario Golf: Super Rush

Aquí es cuando el juego ofrece lo mejor de sí mismo. Se convierte en un arcade frenético y muy divertido. No solo hay que correr para llegar antes que el rival, sino que también se pueden utilizar movimientos especiales o recoger ítems del suelo para lograr ventaja.

Diversión a palos

Me he referido a Mario Golf como arcade en el anterior párrafo, y en cierto punto así es, las reglas del deporte siguen presentes, pero pueden ser burladas por movimientos mágicos, nubes que soplan viento o huracanes. Por lo tanto es mucho más arcade que simulador, aunque haya que tener en cuenta elementos como el viento, la posición de la bola o el palo elegido para golpear.

Básicamente se trata sobre todo de la introducción del golf rápido. Se encuentra en todos los modos de juego, así como el golf rústico, otra variante presente. En esta tendremos que embocar en todos los hoyos propuestos con un número de golpes en total. Por ejemplo, tendremos 40 golpes para recorrer 9 hoyos.

Se pueden hacer en el orden que se prefiera, aunque lo suyo es tener una táctica para conseguirlo. Además de que los hoyos no estarán todos en el mismo nivel del suelo. Habrá diferentes alturas, donde los pequeños huracanes harán las veces de «ascensor».

Otra de las novedades es ‘Batalla de golf’. Consiste en una especie de battle royale, donde los jugadores competirán por completar tres hoyos de todos los repartidos por el escenario. El primero en conseguirlo, gana.

Conclusiones del análisis de Super Mario Golf Super Rush

Mario Golf Super Rush es un fantástico videojuego. Muy divertido para la época estival en la que nos encontramos y disfrutarlo en vacaciones o en partidas online con amigos. Es disfrutable para un solo jugador, pero donde mejor funciona es en su faceta multijugador. Da igual si en local o en internet.

Se controla con el mando tradicional, aunque también se puede usar el control de movimiento de los JoyCon. Aquí recuerda demasiado a la época de Wii, y el juego deja de ser preciso. Es otra de las herencias del pasado, cuya ausencia haría más amigables los videojuegos. El control fundamental para Mario Golf es el tradicional, aunque siempre puedes probar para echarte unas risas con amigos.

Para concluir, volver a lo comentado. Es un juego del que he disfrutado, y lo seguiré haciendo, pero siempre en dosis pequeñas. Y, sobre todo, con amigos. La aventura del modo historia decepciona y toda la carne en el asador se ha puesto en los distintos modos de juego rápido. Una apuesta segura. No se lleva la medalla de oro, pero con la plata está muy a gusto.

Análisis de Mario Golf: Super Rush
Análisis de Mario Golf: Super Rush
Conclusión
La nueva entrega de Mario Golf ha rozado la medalla de oro. Sin embargo, su modo historia anodino, su mínima utilización de elementos RPG o el uso de los Miis (¿hasta cuándo, Nintendo?) le relegan a un segundo cajón del podio. El resto de novedades son fantásticas.
Nos gusta
El modo rápido
La diversión de sus modos de juego para uno o varios jugadores
El uso de los personajes clásicos, como siempre
Puede mejorar
Los Miis están caducados y en el modo historia no lucen nada
La 'aventura de golf' es demasiado anodina
7.5
Medalla de plata
Share.

Juego descoordinado, por lo que solo puedo escribir. Esa película es buena si yo lo digo.

Comments are closed.