Volvemos a la odisea de los cristales de la mano de Seth, Gloria y compañía. Os traemos el análisis de Bravely Default II para PC.

Square Enix es la editora por autonomasia en cuanto a la distribución de JRPG se refiere. Como ya os hemos contado con anterioridad, nos han dejado recientemente con la versión mejorada de Final Fantasy VII Remake Intergrade, pero fuera de sus sagas de éxito, alberga grandes joyas más humildes, pero igualmente potentes. Es el caso del análisis de Bravely Default II para PC que hoy nos ocupa.

Potencial tapado por el tradicionalismo

Como muchos sabréis, Bravely Default es una saga que vio la luz gracias al esfuerzo de Kensuke Nahara y Silicon Studio. Después de dos entregas para Nintendo 3DS con la que se ganaron el clamor de los fanáticos del género, decidieron dar carpetazo a la saga y cedieron la tutela de la misma a Claytechworks. Ellos son los artífices de Bravely Default: Fairy’s Effect y de este Bravely Default II, que se estrenó primero en Nintendo Switch el pasado febrero.

Teniendo muy en claro los errores de las entregas pretéritas, Claytechworks dio aquí su mejor esfuerzo para hacer una secuela más que digna. Pero la realidad es que decir que ha resultado digna es quedarse bastante corto. Entre la primera entrega y esta hay un salto enorme de calidad y buen hacer que me ha levantado una sonrisa de oreja a oreja.

Aunque eso no quita la rabia que me produce ver el potencial enorme que tenía el estudio para hacer un JRPG innovador, en todos sus apartados, para ser sepultado a razón de tributar al niño mimado de la editora: Final Fantasy. Sí, tal y como le pasó al primero, Bravely Default II busca ser una carta de amor a los valores más tradicionales de Final Fantasy. Y por ello se ven cortadas sus alas sin poder volar más alto que la misma.

análisis de Bravely Default II para PC
Podremos disfrutar del minijuego de viajes en barca. Cada 3 horas podremos atracar para consultar los tesoros que encontremos.

Mecánicas e ideas sensacionales chocando con conceptos provectos

Como ya descubrimos en la primera entrega, el combate de Bravely Default II versa en dos mecánicas: Brave y Default. La primera es un comando que nos permite realizar más acciones en un mismo turno, a cambio de sacrificar turnos posteriores, mientras que la segunda nos permite protegernos a la vez que ganamos acciones gratuitas para los próximos turnos.

Mediante la conjunción de ambas ideas, damos lugar a combates ricos en posibilidades y estrategias, potenciados por las habilidades activas y pasivas que nos permiten desarrollar los trabajos. Un sistema de progreso heredado de Final Fantasy que permite gestionar builds muy interesantes. En ellos es donde más notamos que Claytechworks se siente forzado por tributar a la franquicia madre de Square Enix.

Y es que los trabajos, ya su forma de definirlos y sentirlos en combate, difieren muchísimo de los roles clásicos. Bien es cierto que hay algunos, como los magos negros o rojos, que siguen apoyándose mucho en ellos (solo hay que ver sus hechizos se llaman igual que en cualquier entrega de Final Fantasy) pero la mayoría suponen una vuelta de tuerca muy fresca y que nos permiten ensoñar con estrategias que nunca antes habían sido posibles en un RPG por turnos.

En especial, me quedo con Braveador, con habilidades muy interesantes como la posibildiad de hacer daño mediante el número de combates disputados o las horas de juego que llevemos.

análisis de Bravely Default II para PC
Los enemigos nos perseguirán o huirán en función de nuestro nivel. También podremos atraerlos con cebos para crear cadenas de combates. Las mismas multiplicarán nuestras recompensas finales.

Master Class en cómo diseñar menús de un juego de rol

Una cosa que me ha maravillado de Bravely Default II es lo bien que entiende que los menús tienen que estar para apoyar al videojuego y no ser el videojuego en sí. Con esto quiero decir que los menús y el HUD de este videojuego son una simbiosis perfecta entre funcionalidad y creatividad estética.

Por un lado, los menús de gestión de equipamiento, objetos y roles poseen atajos muy inteligentes para que navegar por ellos sea de un cómodo supremo. Por otro, a nivel visual son tan eficaces que podemos asociar rápidamente objetos por su icono bien representado, entender lo bien que casa un rol con un personaje o aprender cosas de su universo con facilidad gracias a lo fluida que es la información de su enciclopedia.

Aunque el punto estrella se lo lleva la lupa. Si pulsamos un determinado botón, podremos saber todo la información esencial de cualquier cosa, da igual si estamos dentro de un menú o en el transcurso de una batalla. El mismo seguirá activado mostrando información en pequeños globos de texto hasta que decidamos desactivarlo.

Pero incluso este simplismo funcional lo vemos en la exploración. Siempre tendremos un punto amarillo que nos indicará nuestro próximo objetivo, algo que considero imperativo en todo juego de escenarios abiertos para no «perder el norte».

La historia guarda alguna sorpresa que otra. Como, por ejemplo, finales secretos que romperán la cuarta pared.

Respetando y potenciando la fuerza visual de Bravely Default

Gracias a la labor conjunta de Hajime Onuma y Naoki Ikushima tenemos aquí un mundo precioso donde explorar es puro placer. Aquí se entremezclan los diseños urbanos de Bravely Default y Bravely Second, con la posibilidad transitar en las ciudades en tercera persona a la vez que obtener una perspectiva alejada para encontrar cada punto de interés, con el mundo tradicional de los Final Fantasy.

Esto quiere decir que podremos explorar grandes masas de terreno con libertad y desde una perspectiva aérea, pudiendo encontrar enemigos e interactuar con el entorno. El mismo está hecho con un mimo exquisito, diferenciando de forma lógica zonas por biomas, y regiones por su cultura, de tal manera que lo sentimos como un mundo coherente que grita ser visitado.

Mientras tanto, los personajes siguen el arquetipo «chibi» pero estando más estilizados que sus precursores. Cada personaje tiene una personalidad única, arropados por un doblaje (en inglés, ojo, no en japonés, por desgracia) que los enriquece con acentos maravillosos. Algo que también podemos disfrutar de forma escrita, gracias a la traducción más que sobresaliente de la que goza el videojuego.

Muchas veces podremos pausar la acción para disfrutar de conversaciones entre los protagonistas. Un sistema parecido a los eventos de Final Fantasy IX.

La lucha por los 4 cristales… Otra vez

En términos narrativos es donde más lamento su falta de identidad. Otra vez el afán por querer ser un Final Fantasy le lastra, dándonos en los morros con una historia, que si bien funciona en cuanto a mantenernos pegados al sillón, adolece de estar plagada de tropos, recursos, giros e ideas tan manidas en el género que es difícil que nos sorprenda.

La historia en sí nos pone en sintonía con los 4 guerreros de la luz, los cuales tendrán que recuperar los 4 cristales elementales mientras están siendo usados sin responsabilidad y ocasionando que se debilite la prisión en la que se encuentra un mal que podría acabar con el mundo entero.

Si es que es cierto que la forma en la que está llevada, y lo maravilloso de los diálogos, consigue que tenga algunos momentos brillantes y acabemos empatizando muy fuerte con sus 4 protagonistas. Pero considero que Claytechworks podía inspirarnos con una historia más original. El cambio de cetro de mando de Silicon a ellos era el momento perfecto para romper con Final Fantasy y brillar como un rival, más que como un sucedáneo con el que entretener a los fans.

Los asteriscos son nuestra fuente de poder para conseguir trabajos. Cada vez que derrotemos un jefe, podremos arrebatarle su asterisco y así hacernos con su trabajo.

Revo sacando a relucir su obra maestra

Sound Horizon es una asociación de diferentes artistas y compositores que se reúnen para dar vida sonora a distintos productos. De todos ellos, quién figura como líder y es la cabeza de muchas piezas musicales es Revo, un compositor extravagante que suele vestir siguiendo la corriente visual key (pero sin dar la vergüenza ajena de Nomura).

Aunque la organización en sí tiene una trayectoria independiente, la obra que los catapultó a la fama no fue otra que la Banda Sonora Original del primer Bravely Default. Su trabajo fue tan épico que rápidamente se ganaron un hueco en el corazón de los amantes de las bandas sonoras de videjuegos.

No obstante, creo que con Bravely Default II se han vuelto a superar a sí mismos. La score alberga piezas de todo tipo que potencian vida y color a los escenarios, además de sazonar de forma perfecta los diferentes eventos en los que somos partícipes. Con alusión especial a los momentos de bendición de los cristales, donde cada personaje saca a relucir un tema propio legendario, versado en diferentes corrientes musicales como jazz, flamenco o solos de piano que quitan el hipo.

El juego de cartas B+D supone todo un soplo de aire fresco. Posee una jugabilidad muy refinada y bebe muchísimo de Triple Triad y Tetra Master.

Los cristales bendiciendo nuestros PC

En este port a PC obtenemos la mejor cara de Bravely Default II. Aunque el juego no ofrece demasiadas opciones para personalizar el apartado gráfico, si contiene las mínimas para que podamos catalogarlo como un port aceptable.

Jugar en monitores 21:9, a 60 frames por segundo y con resoluciones 4k nativas es una realidad con esta versión. La verdad es que el apartado artístico y visual del juego se ve enormemente reforzado por ello, luciendo más bonito que nunca y mucho más cómodo, tanto para nuestras retinas como para nuestras manos, al ir todo mucho más fluido que en Nintendo Switch, donde adolecíamos de tiempos de carga muy abruptos.

En general, considero que con este análisis de Bravely Default II os dejo bastante claro que estamos ante un diamante en bruto, que brilla y mucho. Aunque podría brillar más si hubiese tenido la osadía de desafiar a papá Square Enix y hacer aquí una aventura RPG propia, sin depender tanto de las bases establecidas por el tradicionalismo de Final Fantasy.

Sea como fuere, Bravely Default II es una obra sobresaliente que ningún amante de los JRPG debería obviar. Me apena la mala acogida que tuvo su versión de Switch y espero que, con la versión de PC, recupere el cariño que se merece.

análisis de Bravely Default II para PC
Análisis de Bravely Default II para PC
Maltratado injustamente
Bravely Default II no tuvo una gran acogida en su día. Esta versión de PC, además de demostrar de nuevo lo bien que rinde el género JRPG en compatibles, nos recuerda el juego sobresaliente que es la obra de Claytechworks. A mínimo que os interese el género, Bravely Default II es una cita obligada. Espero que con la versión de PC obtenga el cariño que se merece.
Cunde
Lo bonito, acertado y fluido que funciona todo
Trabajos originales y con muchas posibilidades
Revo firma aquí su mejor trabajo musical
No Cunde
Historia forzada para ser demasiado tradicional
Se frena a sí mismo para ser un Final Fantasy de segunda
Algunas mazmorras pueden hacerse cuesta arriba
9.3
¡Brave x2!
Share.

Gozando de los videojuegos y la cultura geek desde que tengo uso de razón. Escribo aquí bajo el influjo del látigo culpable, el iofruta de mi jefe y las ñardfaces más terroríficas que os podéis imaginar. Todo lo demás es pura fantasía que no existe fuera de vuestras cabezas.

Comments are closed.