Uno de los juegos multijugadores más esperados por una parte importante de la comunidad ya está aquí. Análisis de Battlefield 2042.

Han pasado tres años desde que pudimos disfrutar de un nuevo Battlefield. La saga bélica centrada en el multijugador casi masivo que mezcla shooter con mapas enormes, se ha tomado su tiempo para lanzar esta nueva entrega. Los fans la esperaban con ansia y nosotros os traemos nuestra opinión con este análisis de Battlefield 2042.

Lo cierto es que DICE se ha querido tomar su tiempo para este desarrollo. Después de un Battlefield V que no terminó de cuajar suficiente, la saga necesitaba un cambio de rumbo en busca de algo novedoso que volviera a enganchar a sus fans y le comiese la tostada a la otra gran saga de multijugador shooter: Call of Duty. ¿Ha sido así?

Especialistas, la gran novedad

Una de las principales novedades de Battlefield 2042 es la inclusión de los especialistas. Las habituales clases de la saga dan paso a unos personajes, con nombre y rostro, que cuentan con habilidades especiales única e intransferibles.

La idea no parece mala desde el principio, más cuando ves al mítico Omar Little de The Wire (interpretado por el ya fallecido Michael K. Williams) siendo uno de los personajes principales. Digo que la idea no está tan mal porque permite cierta fluidez entre las clases. Ya no sólo podrá curar el médico o llevar la munición una clase determinada, ahora todos pueden hacer de todo.

Por supuesto, los especialistas siguen teniendo un corte similar a las clases. Así pues, unos serán mejores para ejercer el rol de médico y otros para el rol de francotirador, pero ya no limita tanto las opciones.

análisis de Battlefield 2042 1
La lista de especialistas es larga y variada

Me resulta difícil determinar si esto es un paso hacia delante o hacia atrás. Nunca me ha gustado la idea de encorsetar las armas y útiles en una sola clase, pero es cierto que eso añadía estrategia al título y te forzaba a jugar de manera diferente dependiendo de qué se necesitase en cada momento.

Esto ahora no cambia necesariamente, pero en la práctica no parece tener el mismo efecto. Al final, lo más probable es que te pilles el especialista que más te mole, adaptes el armamento a lo que te guste jugar y hagas lo mismo con los accesorios. Esto se traduce en que jugarás más como quieras y no tanto como la situación lo requiera. ¿Es acertado? Pues depende de lo que busques y de cómo pretendas jugar.

Como ya he mencionado, podremos crear nuestros sets de armas, permitiéndonos mezclar sin demasiada restricción. Por supuesto, para las armas y especialistas podremos ir desbloqueando cosméticos y mejoras. Con el uso y los aumentos de niveles desbloquearemos mirillas, empuñaduras, tipos de munición y diferentes camuflajes.

Una cosa que me ha gustado bastante es posibilidad de modificar los accesorios de arma en plena partida. Por ejemplo, tenemos la posibilidad de equipar hasta tres mirillas diferentes para un mismo rifle, lo que nos permite ir variando si necesitamos un apuntado más o menos preciso, de menor o mayor ampliación, etc.

Batalla campal

Pero bueno, lo que importa en Battlefield son los modos de juego. El juego se divide en tres grandes modos: All-out Warfare, Hazard Zone y Portal. En esta ocasión se ha prescindido del modo historia, una pérdida que la mayoría no echará en falta. La decisión me parecería acertada si esa omisión de esfuerzo se hubiera visto representada en su vertiente online, pero lamentablemente no es así.

Empecemos. El modo All-out Warfare es el que contiene el clásico modo de Conquista y añade el modo Asalto. La novedad es que aquí estaremos en partidas de hasta 128 jugadores y será el lugar dónde nuestro progreso con los especialistas y desbloqueos de armas más se disfrute. O al menos, se intente.

El modo Conquista nos propone lo de siempre: un mapa inmenso en el que deberemos capturar bases estratégicas y mantenerlas para ganar la partida. A su vez, debido al tamaño de cada sector, deberemos conquistar varias bases dentro del mismo para poder hacernos con el control del sector. La idea es muy buena: un mapa mayor, más lugares de acción. Pero en la práctica falla estrepitosamente.

Y lo hace, precisamente, por el tamaño insano de sus mapas. Hay dos problemas claves a la hora de errar en su funcionamiento: grandes distancias entre las bases y escasez de coberturas en algunos mapas. Esto provoca que muramos mucho tanto de camino entre las bases como defendiéndolas, pues al dejar a los jugadores más expuestos y dadas las grandes distancias, es muy fácil que los francotiradores más experimentados, los tanques o los helicópteros, nos revienten.

análisis de Battlefield 2042 2
Los mapas son gigantescos

Estos dos problemas no es algo que suceda en todos los mapas a la vez, pero generalmente nos encontraremos con, mínimo, uno de los dos. A esto hay que añadirle que el spawneo de vehículos sólo se produce en la base principal, por lo que tendremos que cogerlos allí o, cuando esté disponible, solicitar el despliegue en el campo. No sé, al final queda una sensación de pasar mucho tiempo corriendo yendo de A a B y muy poco tiempo de batalla entre coberturas. El sabor es bastante agridulce.

El otro modo, Asalto, consiste en ir avanzando por el campo de batalla conquistando puntos concretos. La premisa es simple: un equipo ataca y otro defiende. Cuando se pierden las dos zonas de un sector, se pasa al siguiente. Esto hace que todos los miembros de cada equipo centren sus esfuerzos en dos zonas concretas. La premisa, una vez más, es muy buena, pero su funcionamiento no tanto, pues todo se traduce en un caos brutal y en muchos vehículos atropellando.

Tengo que hacer mención especial a la ridícula situación que se da en un mapa. En Caleidoscopio, la acción final de Asalto se centra en dos rascacielos. En uno deberemos asegurar la base y en otro la azotea. Para acceder a ella, deberemos o utilizar helicópteros o subir en ascensor. ¿Cuál es el problema? Que tienes que hacer frente a 64 jugadores atrincherados en un punto cuyos accesos son tan insalvables como es un ascensor que avisa de cuando sube alguien. Hace que, literalmente, sea imposible conquistar esa zona.

He querido señalar este fallo como un error evidente de que no se han pensado bien las cosas a la hora de plantear los modos de juego. Parece que estemos ante un producto beta y no ante la versión final que nos ofrecen. Estos errores no se entienden y dan la sensación de que no han testeado lo suficiente el juego.

Finalmente, en este modo de juego podremos ver fenómenos meteorológicos como tornados o tormentas de arena que, si bien lucen espectacular, no es que aporten demasiado y son muy, muy situacionales.

Hazard Zone y Portal

Lo que a priori serían dos modos de juego secundarios se convierten en lo mas disfrutones únicamente por la mala praxis de los modos Conquista y Asalto. Hazard Zone viene a sustituir (y mejorar) el battle royale de turno, con una propuesta más similar a lo visto en Escape from Tarkov.

Hazard Zone es un modo diseñado para cuadrillas y en el que participarán 32 jugadores. Es el modo ideal para juntarte con cuatro colegas. El objetivo será recoger unos discos de datos repartidos por el mapa y evacuarlos en el punto indicado cuando esté disponible. Todo esto produce que los jugadores tengan que diseñar sus estrategias y cooperar más que nunca para poder robar los discos y evacuarlos sin que eliminen a la cuadrilla.

Porque esa es una de las gracias principales: si te matan, necesitas que un compañero te traiga de vuelta al combate solicitándolo. La otra gracia es que el equipamiento que podamos llevar está bastante predeterminado, y las mejoras que podamos coger dependerán de los puntos que hayamos acumulado en partidas anteriores.

De esta forma, las partidas estarán muy equilibradas dado lo igualitario del armamento, y la forma de diferenciar un poco las partidas será acumulando puntos para gastarlos (casi todos) en la partida en la que decidamos cambiar el arma principal.

El otro modo de juego es Portal y será el que haga las delicias de los veteranos de la saga. Battlefield 1942, Bad Company 2, Battlefield 3 y Battlefield 2042 se dan cita aquí para que la comunidad diseñe las partidas a su antojo. Esta idea puede traer de vuelta las míticas partidas Rush de Bad Company 2 o las Conquistas de Battlefield 3, manteniendo la jugabilidad exactamente igual que en la época (por ejemplo, no poder tumbarnos).

Y es muy curioso comparar. Una conquista en Battlefield 3 se siente añeja, demasiado clásica… pero si comparas con la de Battlefield 2042, notarás que es probable que te lo estés pasando bastante mejor. Entonces se da la paradoja de que lo más disfrutable del juego nuevo de la saga es poder rememorar los mejores modos de los juegos más antiguos de la saga. Y esto, por mucho que duela, es una mala noticia.

Es una mala noticia si lo miramos con la perspectiva del jugador que quiere más y mejor. Que el modo más divertido del juego se base en rememorar modos antiguos, donde los especialistas no existían y los mapas eran más comedidos, evidencia el problema real de las novedades mal implementadas. Por suerte, tanto lo bueno como lo malo están en el mismo juego. La mejor noticia de esto es que Portal es tan expandible que el contenido va a ir llegando y mejorando con el paso de los meses.

Una jugabilidad a prueba de balas

En lo referente al apartado técnico, la verdad que poca o ninguna pega se puede poner. El juego luce espectacular en PlayStation 5 y suena aún mejor. Los frames son constantes y la guerra deja algunas estampas realmente bonitas.

A los mandos también se siente muy gustoso. Puede tener muchas carencias de concepto, que mientras sea sólido en los mandos, la sensación al jugar será muy buena. El peso de las armas, el poder de las balas y la sensación general de disparo sigue siendo muy satisfactorio.

Falla en algunas cosas puntuales, como la falta de uso de los gatillos adaptativos del DualSense o la falta de un chat de voz interno, algo realmente incomprensible en un juego de estas características que, además, cuenta con cross-play. También lo confuso de sus menús es un paso atrás. Por otro lado, el uso de las tarjetas de PlayStation 5 es también muy bueno, pudiendo elegir el modo de juego que queramos desde el menú de la consola.

análisis de Battlefield 2042 5
El juego luce espectacular

La guerra nunca cambia

Battlefield 2042 es un puñado de buenas ideas ejecutadas de manera regular. Cuando los astros se alinean y te ofrecen una partida equilibrada con sabor a las de antaño, es terriblemente disfrutón. Pero esto no ocurre muchas veces. La mayoría de las veces te verás envuelto en un galimatías que no entenderás y en el que morirás de manera constante.

Por otro lado, tiene dos bendiciones: Hazard Zone y Portal, dos modos de juego que no adolecen de los errores que podemos vivir en All-out Warfare. Uno es más pausado, justo y orientado al cooperativo, mientras que otro trae de vuelta lo mejor de la saga y dota a la comunidad del poder de crear grandes partidas.

Lo cierto es que los errores que tiene el juego son solucionables con parches y con reinterpretaciones de alguno de los mapas, y con nuevos mapas. Estamos ante un potencial gran producto, una gran promesa, que lamentablemente no ha hecho bien los deberes y tiene mucho por hacer.

análisis de Battlefield 2042
Análisis de Battlefield 2042 para PlayStation 5
CONCLUSIONES
Battlefield 2042 es un gran juego contenido en un lanzamiento mediocre y con muchas cosas a mejorar. Las bases y las ideas son buenas, pero la ejecución es mala. Los modos contenidos en All-out Warfare son muy mejorables, pues muchas veces no resultan divertidos. Por otro lado, los modos de Hazard Zone y Portal son lo mejor de un título que, con mucho trabajo, mimo y reinterpretaciones, podría ser brillante. Lamentablemente no es así y, aunque el futuro sea mejor, hoy por hoy no lo es.
Nota de lectores3 Votos
5.1
TA BIEN
La jugabilidad sigue siendo muy buena
Luce espectacular
Los modos de juego Hazard Zone y Portal
TA MAL
El modo conquista y asalto, muy mejorables
Fallos en el diseño de los mapas que arruinan la experiencia
Los menús son un tedio difícil de comprender
7
¡GUERRA!
Share.

Adoro los videojuegos y la escritura, por eso estoy aquí. No concibo este mundillo sin las obras de Kojima y Miyazaki, son mis pastores y nada me falta con ellos. En mis ratos libres soy sociólogo, escribo poesía y mantengo profundas conversaciones con mi gato.

Comments are closed.