Matar zombies suena a algo repetitivo, pero con este análisis de After The Fall descubrirás que en VR vuelve a ser una experiencia fresca.

¿Cómo podemos salir airosos de Los Ángeles cuando esta está infectada de no muertos hasta las trancas? Nosotros te lo contamos con nuestro análisis de After The Fall, donde, con 2 PS Move en mano, vamos a dejar a estos zombis acribillados con pólvora de la buena. Y es que poca broma, culpable, es difícil dar con shooters VR que sigan siendo divertidos pasados los 20 minutos, pero After The Fall tiene el suficiente mimo como para que nos enganche hasta terminarlo.

análisis de After The Fall
Arizona Sunshine tenía algún que otro momento brillante, pero en general era aburrido y bastante tedioso.

La redención de Vertigo Games

Uno de los primeros juegos que jugué en PS VR fue Arizona Sunshine. Se trataba de un shooter de zombis, como el presente, donde tenías que vaciar cargadores contra oleadas sucesivas. Al ser de los primeros juegos del citado dispositivo, se le podían hacer ciertas concesiones, pero al final no era más que otra «experiencia» que, pasada la novedad de los primeros minutos, se hacía tediosa a niveles enfermizos.

Que sus creadores, Vertigo Games, fuesen los padres de este After The Fall me hizo abordarlo con ciertos prejuicios, sin embargo, hay que saber reconocer cuando se hacen las cosas bien. Empezando por la disposición de sus opciones: After The Fall tiene todo a mano, más concretamente, en nuestro pecho y cintura, sin que tengamos que hacer movimientos demasiado precisos o virguerías absurdas. Por ende, si necesitamos reemplazar un cargador, el programa reconoce todo a la perfección en dos sencillos movimientos. Aunque de todas formas, se puede simplificar todavía más gracias a la opción de la recarga automática.

En cuanto al movimiento, sigue el método de desplazamiento clásico del género, pero con los giros suavizados para evitar mareos y situaciones incómodas que también son típicas del género (Doom 3 VR, te odio muy fuerte), pero si queremos que todo vaya más rápido, podemos programarlo para que vaya a «saltos» y así acomodarse incluso para aquellos que aún tengan mareos jugando de la forma tradicional.

análisis de After The Fall
Aparte de la comodidad para acceder a todo de forma rápida, el juego no nos satura de indicadores visuales. Todo se entiende con poca información en pantalla de forma económica y eficaz.

Trasladando la experiencia de Left 4 Dead y Back 4 Blood al campo VR

Aunque el juego es perfectamente jugable con Dual Shock 4, lo ideal es hacerlo con PS Move, pues reconoce el trazado de este dispositivo a la perfección para emular el estar apuntando con un arma de fuego. Fuera de eso, que ya es un gran acierto de por sí, lo que más me ha molado del juego es lo en serio que se toma a sí mismo, dejándote claro en todo momento que estás ante una premisa que busca ser profunda y con pretensiones de ofrecer una experiencia más cercana al videojuego tradicional antes que a una «demo técnica» de las que acostumbran la mayoría de títulos para VR.

De hecho, si tengo que compararlo con juego que conozcamos muchos, el primero que se me viene a la cabeza es Back 4 Blood, el cual me ha dejado un sabor amargo y al que, paradójicamente, After The Fall le gana el pulso en su terreno. El juego se divide en 5 escenarios, no muy extensos pero que sí que invitan a recorrerse al completo para encontrar secretos. La diferenciación entre ellos es lo suficientemente óptima para que no sintamos que estemos recorriendo lo mismo una y otra vez, sumándole a que las diferentes dificultades mutan las partidas lo suficiente para que el hastío jamás nos alcance.

De esta forma, las propiedades de los enemigos y el equipamiento que encontraremos será muy distinto según la dificultad a la que juguemos cada nivel. Cuanto más si jugamos con colegas. Aquí comprobaremos que el juego está pensado para el cooperativo de una forma tan quirúrgica, que no valdrá con que tus amigos y tú emuléis a Rambo. La coordinación y la planificación es vital para superar los desafíos que nos lancen a la cara; si no, vamos a ser pasto de los gusanos cada dos por tres.

Las mejoras que consigamos las equiparemos de forma manual como si fuésemos auténticos armeros artesanos.

¿Quieres progresión? Toma 7 tazas, culpable

Sí, ya he dicho que la sensación de profundidad e inmersión es lo que más me molaba del juego, pero mentí. Lo que realmente hace emerger corazones en las córneas de mis ojos es cómo se desarrolla la progresión en After The Fall. Mediante la mecánica de la cosecha, conseguiremos Snowbreed, la moneda del juego, y la cual nos permitirá desbloquear piezas que mejoren las estadísticas -o añadan propiedades especiales- a nuestras armas. Además de poder comprar objetos importantes como jeringas de curación o granadas.

En nuestra base tendremos un taller de crafteo donde podemos crear estos elementos, y junto a él, tendremos una máquina que generará aquellos objetos que ya conozcamos sin que tengamos que pasar de nuevo por el proceso de su elaboración.

Claro está, el quid del videojuego es amasar puntos y puntos «cosechando» muertes de infectados. Por ende, recalco la importancia de los niveles de dificultad, ya que a mayor nivel, más sabrosa será la cosecha adquirida, así como los objetos que obtengamos por superar los escenarios. En este sentido también juega un papel importante el tipo de infectado que asesinemos. Como buen juego de hordas de zombis que es, tendremos al clásico que explota, el «cachas» que nos reventará de un placaje e imponentes jefes finales de gran tamaño que nos mandarán al otro barrio de una bofetada.

Como cualquier juego de estas características, jugarlo junto a amigos hace que gane todavía más enteros.

Multijugador que no ofrece nada del otro mundo

Por si matar zombis en el modo principal no fuera suficiente, After The Fall también presenta una modalidad competitiva que se sustenta en el juego cruzado entre PC y PS4/PS5. La verdad, aunque las partidas van francamente bien, sin apenas lag o problemas de conexión, las sensaciones no es que sean para echar cohetes. Quitando la gracia de jugarse en VR, y que este responda genial para una vertiente tan agresiva como esta, no tiene más que disparar a los jugadores enemigos.

Haciendo equipo con otros 3 jugadores, nos enfrentaremos contra un equipo de otros 4 rivales en partidas rápidas que se solucionan en pocos minutos. La verdad, si buscáis un multijugador donde no queráis romperos la cabeza personalizando y buscando partidas, After The Fall puede ser un buen candidato. En menos de una hora pude echar más de 5 partidas diferentes, y la fluidez de las mismas hizo que no me despistase del juego ni un segundo.

En cuanto al rendimiento, el juego va a 1080p y 60 FPS en PlayStation 4 (4K en la versión Pro de la consola), sin tener mejoras de ningún tipo si jugamos en PlayStation 5. No he sentido apenas ningún tirón o rascazo de frames en mis partidas, tanto competitivas, como cooperativas u offline. El juego cumple sobradamente con su músculo técnico, una proeza porque tampoco suele ser la tónica entre el catálogo de PlayStation VR.

¿La mejor experiencia que he probado de PlayStation VR?

Pues ya os adelanto que sí, culpables. En este análisis de After The Fall he repasado todo lo que atesora esta obra magna de la realidad virtual. Uno de los muy pocos títulos que pasan del concepto de «experiencia» a videojuego de verdad, presentando un una profundidad, progresión, mecánicas y desafío que para nada envidia al de cualquier juego robusto tradicional que se precie.

Obviamente no está al nivel de los grandes de la realidad virtual como Half Life Alyx, tampoco lo pretende, pero sí que rivaliza con juegos que han causado furor, como Resident Evil 4 VR. Sin duda alguna, si buscáis un juego «de verdad» que os chupe horas, sea adictivo y gozoso de jugar más allá que machacar los botones de un mando tradicional, After The Fall es una compra obligada para vosotros.

Un buen regalo (o autoregalo) de Navidad que podéis haceros en estas fechas.

análisis de After The Fall
Análisis de After The Fall para PlayStation VR. Zombies a gogó.
Esto sí que es un juego VR de los de verdad
After The Fall me ha complacido a muchos niveles. Un shooter por oleadas robusto, complejo, profundo y repleto de horas de diversión que lo convierte en una apuesta segura para todo poseedor de las gafas de PlayStation VR.
Cunde
Lo certero y cómodo que es jugarlo con PS Move.
Progresión que engancha y da mucha vida al título.
Robusto a todos los niveles, uno de los mejores juegos de PS VR.
No Cunde
La vertiente competitiva aburre muy rápido.
La banda sonora no destaca ni un ápice.
Un poco más de variedad de tipos de zombies no estaría mal.
8.8
Snowbreez
Share.

GuiltyBit y videojuegos, siempre de la mano. Como así lo voy yo también de los análisis y la actualidad. Aquí el menda es un apasionado de los videojuegos de rol, los shooters retro y los juegos de sigilo. Sueño con alcanzar el Valhalla y beber hidromiel con Hideo Kojima, Yoko Taro y Goichi Suda.

Comments are closed.