Nuestros plebeyos necesitan que los ayudemos una vez más. Te contamos cómo con nuestro análisis de Actraiser Renaissance.

Estamos viviendo en una época donde aparte de tener todo tipo de indies como plato fuerte tenemos remakes de muchos títulos antiguos o algo más nuevos. Estos remakes en muchos casos no se nota en exceso el cambio, pero cuando son remakes de títulos que vienen de la época de SNES o derivados el cambio puede ser realmente espectacular. Caso del juego que hoy os presento en este análisis de Actraiser Renaissance para PC.

El juego de Square Enix y Sonic Powered nos insta a ponernos en el papel de un dios para guiar a la humanidad a un estado de paz que los libere de todo mal posible. Todo a través de escenarios 2D, fases de simulación y construcción.

Historia débil para dar protagonismo a su mejunje de géneros

Los jugadores encarnarán el papel del Señor de la Luz y su ángel para guiar a la humanidad en su proyecto de convertir la Tierra en un lugar mejor. Tendremos varias regiones que defender, aumentando su población y haciendo uso de los héroes que nos vayamos encontrando para defender dichos lugares. No hablamos aquí de una historia de musculación poderosa, no es lo que pretende, sino el ser un mero trámite para enfatizar el resto de fortalezas del videojuego.

Estamos ante un título breve pese a lo que pueda aparentar en un inicio. Su mezcla de varios géneros da lugar a una duración bastante equilibrada. Sobre unas 20 horas nos tomará completar la historia principal, pero si es verdad que este remake añade una nueva zona hacia el final de la obra. En ella tendremos que hacer uso de todo lo aprendido durante el juego para salir ilesos. Por otro lado, también podremos volver a cada una de las zonas para realizar misiones secundarias y aumentar la población de nuestros feudos al máximo.

Tampoco estamos ante una propuesta demasiado desafiante. El original ya no lo era, pero el paso del tiempo quizás lo ha ablandado más. Con una buena estrategia podremos defender cada zona de forma eficaz. Eso en las fases de construcción porque las fases de escenarios 2D la cosa se aligera todavía más. Aunque hay algún jefe que otro que derrotar, no suponen demasiados quebraderos de cabeza.

análisis de Actraiser Renaissance
Antes de nada, podremos dirigir nuestra base a cualquier región para empezar nuestra civilización.

Apretando un poco de todo para no agobiarnos

Como ya supondríais, el juego presenta dos esquemas de controles que varían en cada sección. Por un lado, tenemos los controles de las fases 2D, donde el total de combos de nuestro señor de la luz será bastante limitado. Podrá ejecutar ataques simples, algún combo ligero, ataques aéreos, fintas y magias especiales. Por el otro, en las fases de construcción controlaremos al ángel, el cual tendrá que ir dando órdenes a los campesinos y héroes. Iremos ganando terreno, poco a poco, y podremos defendernos con empalizadas y bastiones en los momentos «tower defense».

Las mazmorras es donde avanzaremos en dos dimensiones como si de un metroidvania se tratase. Dichas zonas están compuestas por varias zonas de scroll lateral, donde tendremos que llegar hasta el jefe final de cada acto. Durante estas fases podremos mejorar a nuestro señor de la luz recogiendo diamantes que soltarán los enemigos o al destruir ciertos tótems. Dichas mejoras aumentarán temporalmente las estadísticas de nuestro héroe hasta el final del nivel.

Sin embargo, sí que goza de mejoras permanentes. Las mismas se consiguen subiendo de nivel completando objetivos en las zonas de construcción Podremos aumentar la salud y el maná del héroe así como del ángel que custodia cada feudo. Tampoco olvidar que cada fase nos propone objetivos secundarios que, de cumplirse, nos beneficiarán con pergaminos y otros objetos útiles que nos permitirán mejorar a otros personajes de los feudos.

análisis de Actraiser Renaissance
Cada dos por tres nos asaltarán con misiones secundarias que podremos ir completando mientras expandimos el poblado.

Nadie puede parar el avance de la humanidad

Cuando terminemos cada uno de los actos pasaremos al modo de construcción, donde pasaremos realmente la mayor parte del tiempo y la cual supone la parte más importante del juego.

Cada feudo parte del Templo con un par de campesinos. Poco a poco, irán ganando terreno y reproduciéndose mientras los defendemos de los enjambres de monstruos. Nuestro objetivo principal es ir completando las misiones que nos propongan los campesinos para así poder seguir expandiéndonos.

Claro está, durante esta hazaña aparecerán barreras naturales que deberemos ir despejando con nuestros poderes divinos. Por ejemplo, si tenemos un bosque frondoso bloqueando el camino de nuestros trabajadores, podremos lanzar un rayo para eliminarlo de la faz de la tierra.

Pero ahí no acaban los problemas. De vez en cuando tendremos que enfrentarnos a oleadas de enemigos en un interesante mini juego tower defense. Ayudado de personajes especiales, los denominados héroes, tendremos que ir acabando con los enemigos antes de que alcancen el templo. Además de contar con la fuerza de estos hércules, podremos colocar trampas, bastiones y otras construcciones que ayudarán a frenar el avance de las tropas malignas.

Durante los eventos de invasión, podremos dar órdenes sencillas a los héroes. Por ejemplo, decirles que se desplacen a una zona donde los enemigos están apretando más.

Un ángel para protegerlos a todos

Mientras los pobres campesinos se rompen la espalda ensanchando su pueblo, tendremos que cuidar de que ninguna alimaña se los coma. Gracias a nuestro consejero, el ángel, estaremos capacitados para defenderlos de cualquier criatura non grata. El mismo hará gala de su arco, con el que podrá ejecutar ataques simples o cargados para eliminar a varios enemigos a la vez.

Pero los enemigos seguirán acosándonos hasta el infinito… A no ser que hagamos algo para remediarlo. Ya que los mismos salen de varios nidos apostados en las esquinas de las regiones, podremos llegar hasta ellos con los aldeanos para que los preparen para incursiones. Una vez dentro de ellos pasaremos otra vez al modo 2D con nuestro señor de la luz para derrotar al mini jefe que ocasiona la aparición reiterada de enemigos.

Conforme vayamos avanzando a nuevos biomas, los enemigos que aparezcan serán más fuertes y será imperativo llegar hasta los nidos cuanto antes. Por ejemplo, en las zonas del valle nos atacarán gárgolas y crías de dragón que caerán con uno o dos disparos del arco del ángel. No obstante, cuando lleguemos al desierto, los enemigos serán más duros y puede que nos den alguna sorpresa desagradable (prender fuego a los campos es uno de los males menores que podrán traer consigo).

El punto neurálgico de cada poblado es el Templo. Los campesinos y demás personajes lo visitarán con frecuencia para rezar, pedir milagros o contarnos novedades de lo que pasa con sus vecinos.

Actraiser se viste para la presente generación

Actraiser Renaissance es uno de esos ejemplos que dan dolor de cabeza catalogarlos. ¿Remake? ¿Remasterización? Lo que podemos decirte es que la evolución respecto al original de Super Nintendo es bastante notoria. Aunque todo sigue el mismo esquema visual (pixel art en dos dimensiones con modelos tímidos en tres dimensiones), los modelos, fondos y efectos se han rehecho de cero para la ocasión.

Podemos dar gracias que la esencia se conserva sin adulterar ni un ápice. Tenemos las mismas impresiones visuales en la actualidad que hace 30 años, por mucho que ahora todo se vea más fluido, colorido y efectista.

El apartado artístico obviamente ha cambiado tanto en los entornos 2D como en las fases de construcción, con nuevos efectos de ambiente, partículas y monstruos que presentan nuevos modelos. Es verdad que la variedad de monstruos no es muy amplia, pero sí que tendremos diferentes jefes finales que son el plato fuerte de estas fases.

Por el otro lado, el apartado sonoro también ha sufrido cambios con 15 nuevas canciones y nuevas versiones de la OST clásica, así como la opción de poder escuchar las originales mientras jugamos o disfrutar cualquier las dos scores desde el menú.

Completar misiones secundarias, encontrar secretos, defender con éxito invasiones… Todo tiene su recompensa en forma de nuevas estructuras para construir o mejoras para nuestros héroes.

Un clásico olvidado que vuelve para recuperar la gloria merecida

Actraiser Renaissance es sin duda un buen tributo y un buen homenaje para el juego original de Super Nintendo. Supone una mezcla de géneros muy acertada, que si bien puede sentirse algo escueta para según qué perfiles de jugadores, termina por hacerse bastante agradable y dinámica con el paso del tiempo.

Acción 2D para enfrentarnos a épicos jefes finales, gestión de poblaciones donde pasaremos la mayor parte del tiempo extendiendo el territorio, parapetándonos contra criaturas de la oscuridad y usando de poderes elementales para terraformar. Como digo, puede que por separado cada modo de juego se sienta demasiado simple, pero en su conjunto, es una toda una experiencia interesante que difícilmente puede torcerse.

Eso sí, si esperas degustar aquí una historia digna de un JRPG o una aventura profunda del género metroidvania, da media vuelta. Hay que ser conscientes de que Actraiser es una quimera de géneros que ofrece un poco de todo pero sin abarcar demasiado de nada.

análisis de Actraiser Renaissance
Análisis de Actraiser Renaissance para PC
Segunda oportunidad bien aprovechada
Actraiser Renaissance supone la vuelta de un clásico que no pudo labrarse un gran nombre en su día. Con su aspecto visual y sonoro totalmente renovado, plantea conquistar los corazones de los jugadores que busquen cócteles de géneros atípicos. Y vaya si lo consigue.
Cunde
Lo bonito que se ve ahora todo
Mezcla de géneros muy efectista
Amable y ameno con todo tipo de jugadores
No Cunde
Puede pecar de simple en cada modo por separado
Algunos tutoriales se hacen francamente pesados
El ritmo puede hacerse lento en ocasiones
8.2
I am a God
Share.

Gozando de los videojuegos y la cultura geek desde que tengo uso de razón. Escribo aquí bajo el influjo del látigo culpable, el iofruta de mi jefe y las ñardfaces más terroríficas que os podéis imaginar. Todo lo demás es pura fantasía que no existe fuera de vuestras cabezas.

Comments are closed.