Lleva varias semanas a la venta pero nuestro análisis de Assassin’s Creed: Valhalla llega ahora después de darle muy duro.

Hace años, Ubisoft le dio a su saga Assassin’s Creed un descanso. La fórmula de los AC estaba algo desgastada, y con Origins la cosa cambió bastante. Nuevo sistema de combate, mapa de habilidades, un antiguo Egipto brutal. Pero además una historia que invitaba a saber más y más sobre el origen de los asesinos. Con Odyssey más de lo mismo. Aunque metieron mucha cosa fantástica, la historia tenía un sentido.

El mapa es enorme, pero por lo menos a uno le gustaba perderse por la antigua Grecia y ver los monumentos. Valhalla es el ejemplo de como una compañía, con solo tres juegos, puede quemar una nueva fórmula que estaba funcionando. Así que con esta introducción, vamos al análisis de Assassin’s Creed: Valhala en su versión para Xbox One.

GRAFICAZORLS

Seré directo: La versión de Assassin’s Creed Valhalla en Xbox One es un DESASTRE gráficamente. Estamos ante un juego que en la mayoría de sus cinemáticas, también parte gameplay, sufre de un tearing horroroso. En las cinemáticas vemos que cuando hay mucha acción la pantalla se parte por la mitad. A todo eso hay que añadirle la resolución del juego, con unos dientes de sierra por todos lados, pixeles gordos, muy feos y unos desenfoques de pantalla que no entiendo. Esto último suele ocurrir cuando navegamos. Se puede apreciar como ciertas partes de la superficie del agua se desenfocan.

Pero lo más terrible de todo de Assassin’s Creed Valhalla son los bugs y la IA de los personajes. He jugado casi todos los juegos de la saga, pero jamás había sufrido tanto error en una entrega, con misiones «bugeadas», NPC (personajes) que se quedan atascados y no podemos acceder a la misión de turno o completarla, etc, etc, etecé. No son pocas las veces que he ido con barca con un personaje y este por arte de magia salta y luego le cuesta horrores subir. ¿Qué hay que hacer en estos casos? Pues podemos hacer dos cosas. Una de ellas esperar a que el personaje suba o reiniciar la misión.

¡Ay la historia!

Al opinar muy fuerte de Assassin’s Creed: Valhalla en el Podcast Ñarders May Cry, no son pocos los que me han dicho que es posible que dichos errores, tanto gráficos como de IA, igual se solucionan en las versiones de PC, PlayStation 5 y Xbox Series X. Puede, pero lo que no creo es que estas plataformas solucionen que estemos ante una historia aburrida. Junto Assassin’s Creed III, la más aburrida de todas.

Y parte de culpa la tiene el personaje de Eivor. Podemos elegir que sea un personaje masculino o femenino. Incluso que en ciertas partes de la historia pueda ser una mujer o un hombre (cosas del Animus). Pero es que su poco carisma rivaliza con Connor de AC3. Hay cosas que no se entienden a la hora de hacer este personaje. No está dentro del gremio de los asesinos. Es un VIKINGO que saquea ciudades con sus iglesias, pero CUIDADO. Cuidado con matar civiles, pues te puedes desconectar del Animus si los matamos. ¿Qué clase de vikingo es este?

Assassin's Creed Valhalla Análisis
El carisma de Eivor deja mucho que desear. De los otros personajes ya ni hablamos. En otros Assassin’s Creed había personajes secundarios que incluso eran mejores que el protagonista. En Valhalla ni eso.

Hablando de matar civiles, la risa viene cuando conseguimos una técnica que nos ayudará mucho en los combates. Se trata de utilizar el arma que deja un enemigo caído. Pulsando el botón «Y» del mando, Eivor cogerá el arma y la lanzará a otro rival. Ya he dicho que es muy buena técnica y nos sacará de algún apuro (luego hablo de la dificultad desmedida), pero esto se convierte algunas veces en una pesadilla cuando la espada que lanzamos no impacta en el enemigo y SÍ lo hace contra un civil. Que bonito matar unos cuantos civiles por error y debido a esto desconectarte del Animus.

Una cosa que me parece bien que hayan hecho en este Valhalla es que la historia puede ser «diferente» para cada jugador. Llegamos al mismo fin, pero el camino es diferente. Ahora la historia principal no sigue un camino tan marcado y podemos elegir dónde ir. Tendremos que hacer «aliados» y decidir las zonas que queremos visitar en un mapa disponible en la casa comuna de nuestro poblado.

Aquí más cosas perronas de Valhalla, pues ahora tenemos un asentamiento que podemos mejorar. Buenos recuerdos me trae esto de Assassin’s Creed: La Hermandad. En Valhalla tendremos que saquear para poder obtener materiales y demás. De esta forma mejoramos nuestro equipo y asentamiento. Completar las misiones principales, alianzas y coger todo tesoro es lo ideal para tener suministros y emplearlos de forma eficiente.

Assassin's Creed Valhalla saquear
Los saqueos y los asedios son los momentos de más acción. En Xbox One habrá bonitas caídas de frames con tanto personaje en pantalla. Incluso algunas veces todo es un caos y no se diferencia enemigos de aliados.

El mapa

El mapa de Assassin’s Creed: Valhalla es más pequeño que el de Odyssey, pero su contenido abruma. Hay muchas cosas por hacer aunque a la larga esto se vuelve repetitivo a más no poder. El mapa está repleto de secretos y tesoros, pero llega un punto que siempre es lo mismo. Además que una vez conseguimos eliminar a ciertos enemigos y conseguimos una armadura y el arma más tocha del juego Valhalla se convierte en un paseo en el modo normal.

Antes de ese paseo las pasaremos canutas. Una cosa que ha traído estos «nuevos» Assassin’s es que ahora dependemos del nivel del personaje. Al principio esto puede ser un infierno pues visitar algunas zonas es muerte segura. Hay veces que, tanto Origins, Odyssey y Valhalla, el videojuego nos juega malas pasadas.

Al igual que las dos entregas pasadas, se nota que Assassin’s Creed: Valhalla incita a que pasemos por caja para hacernos con materiales, armas y mejoras para ir más rápidos. Aunque con paciencia se puede conseguir tener un Eivor fuerte, no serán pocas las veces que un enemigo supuestamente más débil nos pateará el culo.

Por ejemplo esto que menciono en Odyssey era mucho más terrible. Había que sumarle a la dificultad las continuas apariciones de cazarrecompensas que venían a por nosotros y aparecían por arte de magia. Incluso si estabas tranquilamente terminando una misión secundaria. En Assassin’s Creed: Valhalla han bajado mucho el número de estos enemigos que van por el mapa. Hasta que no matemos a uno no aparece otro. O no aparece si no desbloqueamos ciertas partes del mapa. Tienen un camino marcado y pocas veces se mueven de ahí. Eso sí, tienen bastante nivel y al principio es una temeridad luchar contra ellos.

Assassin's Creed Valhalla mapa
Algunas localizaciones de Assassin’s Creed: Valhalla son muy bellas. Pero a diferencia de Origins y Odyssey, Valhalla apenas tiene monumentos, lugares icónicos que nos pique la curiosidad visitar.

Sistema de combate, habilidades…

Con solo manejar el hacha no nos será suficiente en Assassin’s Creed Valhalla, así que al igual que en Origins y Odyssey, tenemos que ir desbloqueando habilidades y mejoras para nuestro personaje. Los puntos de habilidad suben con la derrota de enemigos, pasarnos misiones o encontrar secretos. Estos puntos de habilidad se emplean en un mapa enorme para ir mejorando la vida, stamina, fuerza y demás de Eivor.

Por el mapa tendremos mucho tesoro, pero además se añaden partes de armadura y armas, cada una con sus propiedades que podemos mejorar en el herrero, y las habilidades. Estas habilidades se puede poner para utilizarlas en nuestro arco o arma cuerpo a cuerpo. Ahora podemos utilizar para atacar las dos manos del protagonista, aunque lo recomendable es ir con un escudo y arma pequeña.

Todo esto está muy bien y hace que tengamos ganas de completar todo el árbol de habilidades de Eivor. Lo que no termina de gustarme es el sistema de lucha. No recuerdo que Origins y Odyssey tuviesen unos ataques tan toscos, tan poco fluidos y con tantos errores.

En Assasin’s Creed: Valhalla se viven las animaciones de decapitaciones, pero es que hay tantos errores en combate que al final te lo tienes que tomar a cachondeo. Eivor haciendo la animación y el enemigo estando en el suelo unos metros más allá, misteriosamente el hacha desaparece de nuestras manos, le haces el ataque final a un enemigo y sale despedido o en forma de cruz abandona el escenario…

Assassin’s Creed: Valhalla en Xbox One es un error detrás de otro. Y eso culpables, al final cansa.

excalibur assassin's creed valhalla
No solo llevamos hachas. Lanzas, espadas, escudos y armas a dos manos también puede manejar Eivor. Por cierto, estamos ante uno de los Assassin’s más «fantásticos» que se hayan hecho. Incluso le dan historia a una espada mítica de Inglaterra.

Música y voces

Aunque la música de los Assassin’s Creed siempre ha sido buena, el doblaje es el que está en el punto de mira. Y es que en castellano el doblaje no termina de convencer.

Si queremos enterarnos de todo lo mejor será poner los subtítulos y jugar con auriculares. El volumen en los diálogos pega bajones considerables dependiendo del personaje que habla. No me refiero a los momentos en los que un personaje situado a unos metros nos habla. Eso es completamente normal, pues si un NPC está un poco alejado es de cajón que se escuche algo más bajito y lejano. Lo que no tiene sentido es en una cinemática y manteniendo un diálogo casi a un metro, que Eivor se escuche mucho más fuerte.

Conclusión – Análisis de Assassin’s Creed: Valhalla

Assassin’s Creed: Valhalla es una decepción. La saga de asesinos me gusta, pero hay que pedirle más a Ubisoft. No puede ser que a día de hoy con tres entregas se hayan cargado la nueva fórmula que nació en Origins. Aporta cosas nuevas y otras que se echaban de menos, pero en conjunto Valhalla hace aguas por casi todos lados. Gráficamente en Xbox One es un desastre, repleto de bugs y una IA que da mucha pena. Los bugs van desde los que a uno le pueden provocar risa y ser pasables hasta errores que te pueden estropear la partida (cosa que he sufrido).

Puede que todo error gráfico y de IA se solucione en las versiones de PS5, Series X y PC, pero lo que no soluciona es la aburrida historia y falta de carisma de Eivor, un personaje que para ser un vikingo deja mucho que desear. El mapa es más pequeño y abruma la cantidad de cosas que hay por hacer, pero cuando llevamos más de 50 tesoros recogidos vemos que casi siempre es lo mismo. Ubisoft, es hora de darle otro descanso de un año (o dos) a la saga de asesinos.

Análisis de Assassin's Creed: Valhalla para Xbox One
Análisis de Assassin’s Creed: Valhalla para Xbox One
Gráficos
5
Jugabilidad
4
Diversión
3
Sonido
6
Nota de lectores1 Vota
8.8
Nos gusta
Poder elegir entre Eivor mujer, hombre o que haya momentos en los que el Animus decida.
Los primeros saqueos y asedios a castillos.
Tener un asentamiento y mejorarlo.
Que la historia tenga partes y que podamos elegir poco a poco y sin un orden las zonas que queremos completar.
Mejor equilibrio con los cazarrecompensas. En Odyssey eran demasiados.
+90 horas de juego, con un mapa más pequeño pero en el que hay muchas cosas por hacer
Puede mejorar
Gráficamente en Xbox One es un desastre
Muchos bugs. Demasiados. Incluso he llegado a tener problemas con las partidas guardadas
La IA de los personajes. Muchas veces harán que nos maten, que una misión no arranque, termine...
La historia es muy aburrida. De las peores que he visto en un Assassin's Creed. Y Eivor es un personaje que le falta carisma por todos lados
La dificultad es desmedida en algunos puntos. Los primeros pasos del juego son terribles. Al igual que Origins y Odyssey, invitan a que pasemos por caja
Muchas cosas en el mapa, muchas horas de juego, pero llega un punto que siempre es hacer lo mismo
4.5
Ni por Odín
Share.

The SEGAjin. Juegovídeos, manga y anime. También hago streaming en el canal de Twitch, subo vídeos a Youtube, instagram, Tik Tok, controlo Twitter, destrozo piernas por encargo. Presentador del podcast más "perrón" de la galaxia llamado Ñarders May Cry. Conocí al jefe de esta web en las guerras Púnicas y estoy en esta canoa maorí llamada Guiltybit desde sus inicios.

Leave A Reply