Street Fighter x Tekken, o cómo jugar mal al escondite

Le llega el turno del tirón de orejas a Capcom y su Street Fighter x Tekken, y no es precisamente uno pequeño.

A muchos nos llamó la atención el anuncio de este crossover entre las dos sagas de lucha más importantes del mundo. Y es que solamente de pensar en ver ambos universos enfrentados el hype subía como la espuma. Por desgracia, una vez llegó el juego a tiendas gran parte de esta ilusión se volvió ira.

El culpable de ello fue el mismo disco del juego. Y es que los hackers, en su afán de rebuscar cosas, cotillearon en él. Cuál fue la sorpresa cuando encontraron varios DLC en su interior bloqueados para no poder usarlos. ¿Y cómo se accedía a ellos? Pues pagando por el archivo que los desbloqueaba. Obviamente el que Capcom bloqueara a propósito contenido de lanzamiento caldeó mucho al personal.

Este caso tuvo bastante repercusión, haciendo que durante gran tiempo la gente inspeccionara todos los lanzamientos de Capcom en busca de más contenidos tapados. ¿La respuesta de la compañía a todo esto? Decir que se trataba de una medida para ahorrar tiempo de descarga.

abusos del DLC

Los extras exclusivos de reserva

En este apartado no vengo a echar pestes de algún juego en específico, sino de una práctica en general: los extras de reserva.

Entre tanto lanzamiento y que hay que ahorrar dinero para comer muchas veces evitamos comprar títulos de lanzamiento. A parte, viendo lo rápido que suelen bajar de precio suena sensato dejar el hype de lado por unos meses. ¿Qué pasa con esto? Pues que las compañías pierden ventas durante el día de salida. Por desgracia para nosotros, se les ocurrió la manera de atarnos desde el día uno: los extras de reserva.

Esto es tan sencillo como que si reservas el juego te llevarás un DLC gratis. Ya puede ser un arma, un personaje o incluso un escenario que aquí te van a pillar como seas de aquellos que quieren su juego completo. Encima, más de una vez estos descargables han sido exclusivos de reserva, no pudiendo comprarse posteriormente.

Uno de los casos más extremos de esto fue el de Call of Duty Advanced Warfare. Y es que una de sus ediciones incluía la remasterización de Modern Warfare, un caramelo muy jugoso para los fans de la saga. ¿Qué pasaba? Pues que dicho juego no iba a salir a la venta por separado, de modo que la gente tuvo que pasar por caja y pagar la edición tocha de Advanced Warfare para hacerse con él. Y sí, lo digo en pasado porque hace unos meses llegó a salir a la venta por su cuenta. Buen puñal para los jugadores, sin duda.

abusos del DLC

Donde dije digo, digo Fallout 4

Por último, nos encontramos con el caso más reciente de la lista: el de Fallout 4. No, no voy a hablar de los mods de pago -algo que también hace que me suba por las paredes-, sino del Pase de Temporada del juego de Bethesda.

Como sabréis, el objetivo de los pases es tener acceso a todos -bueno, hoy en día ya no- los contenidos descargables. A cambio, el precio de éste es inferior al de dichos DLC comprados por separado. Pues bien, Bethesda fijó el precio del pase de Fallout 4 en 29,99 euros. Cuál fue la sorpresa de la gente cuando, meses después, la compañía salió a decir que subían el precio del pase debido a que uno de los DLC iba a ser más grande de lo esperado. De esta manera, tras soltar eso, decidieron que el pase de temporada subiría a 49,99 eurazos. Exacto, 20 euros más.

Aquí lo que se hizo directamente fue romper la confianza con el consumidor. Si anuncias un precio y luego ves que se queda corto pues mira, haber calculado mejor. Pero lo que me parece inaceptable es dar una bofetada en forma de 20 euros extra a aquellas personas que han confiado en tu compañía. Totalmente inaceptable.

abusos del DLC

Como veis, los DLC han tenido muchísimas formas venenosas de hacernos sangrar la cartera. Pero, antes de acabar, quiero recordar que tenemos bastantes casos contrarios. The Witcher 3, Team Fortress 2 o Bioshock Infinite son algunos de los nombres que demuestran que con ganas se puede ampliar notablemente la experiencia en los videojuegos sin que se note tan descaradamente que todo esto es simplemente números para las compañías.

1 2
Share.

No tengo ni idea de videojuegos porque no pronuncio bien sus nombres en inglés y me marqué un Cuphead de campeonato en la gamescom. Ah, y según un papel de mi pared, también soy informático.

Leave A Reply